«Sería de gran practicidad de realizar el test rápido que deja la cicatriz que deja el virus una vez que infectó al individuo. Un estudio rápido a todos los reclusos, en 10 minutos está el resultado», expresó.

Asimismo indicó que con el test se podría identificar quienes de los reclusos están infectados, quienes no están y quienes ya lo padecieron, con el objetivo de que reciba cada uno un tratamiento diferenciado y especial para evitar que se propague a nivel comunitario.