Conforme a la legislación, a los reguladores del país norteamericano se les permite solicitar acceso a informes de auditoría de las empresas extranjeras y prohibir las cotizaciones de sus valores en cualquier bolsa del país si no lo obtienen. La medida también requiere que las compañías públicas revelen si son propiedad de un Gobierno extranjero o están controladas por él.

Dicha legislación prohíbe que los valores de cualquier empresa se incluyan en cualquiera de las bolsas de valores del país si no ha cumplido con las auditorías de la Junta de Supervisión Contable de Empresas Públicas de EE.UU. (PCAOB, por sus siglas en inglés) durante tres años seguidos.

La medida está diseñada para aplicarse a todas las empresas extranjeras, pero está dirigida particularmente contra las compañías chinas, cuyas acciones cotizan en EE.UU., como los gigantes del comercio electrónico Alibaba y Pinduoduo y la empresa petrolera PetroChina Co Ltd., recoge Reuters.

Las autoridades del país asiático previamente habían condenado la iniciativa, que en su opinión oprime políticamente a sus compañías.

Fuente: RT