Nuestro objetivo es que se valide antes de Navidad” la vacuna desarrollada por los laboratorios alemán BioNTech y estadounidense Pfizer, “y que también podamos empezar a vacunar aquí en Alemania”, insistió este martes el ministro de Salud, Jens Spahn. “Queremos comenzar a vacunar antes de fin de año”, remarcó.

La Agencia Europea de Medicamentos (AEM) se ha dado plazo hasta el 29 de diciembre para decidir, incluso si entretanto varios países ya han aprobado el producto e iniciado sus campañas de vacunación.

El propio ministro Spahn había expresado el domingo en Twitter una cierta irritación. “Todos los datos de BioNTech están disponibles, el Reino Unido y Estados Unidos ya han dado su aprobación. Un examen de datos y una aprobación por parte de la AEM deben producirse lo más pronto posible” estimó, y añadió que “de ello depende la confianza en la capacidad de la Unión europea para actuar”.

Desde este martes, las autoridades alemanas ya están preparadas para lanzar la campaña, con un programa de vacunación que se iniciará con el personal sanitario y la población de riesgo.

Según el diario Bildlos servicios de la canciller Angela Merkel también presionan entre bambalinas a la AEM y a la Unión Europea para acelerar el proceso de autorización, para tener una decisión de aquí al 23 de diciembre y no el 29.

La AEM, basada en Holanda, delibera sobre las autorizaciones de varias vacunas contra el covid-19. La agencia fue objeto de un ciberataque la semana pasada, durante el cual documentos relacionados con Pfizer y BioNTech fueron pirateados.

La irritación de Alemania es aún mayor por el hecho de que la vacuna fue desarrollada por una empresa nacional y que el país se ve duramente afectado por la segunda ola de la pandemia, tras haber sorteado relativamente bien la primera, en la primavera boreal pasada. “No se puede concebir que haya que esperar a enero para tener una autorización de una vacuna concebida en Alemania” se lamentó un responsable del partido liberal FDP, miembro de la oposición.

Fuente: Infobae