La disminución del contenido de azufre en los combustibles debe ser visto como un cambio positivo que va a reducir el impacto negativo en el ambiente y en la salud pública. Empero, se debe tener en cuenta que nuestro país es petróleo dependiente. Al respecto, el ingeniero Miguel Velázquez, asesor de la Cámara de Importadores de Automóviles y Maquinarias (CADAM), menciona los efectos de la posible variación.


¿Es posible reducir el azufre de los combustibles en un país que depende del petróleo?

¿Es posible reducir el azufre de los combustibles en un país que depende del petróleo?

Paraguay ratificó plenamente y se comprometió a lo que establecen los convenios internacionales en materia de conservación ambiental, como el Acuerdo de Cambio Climático, firmado en París (2016) que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases del Efecto Invernadero -GEI-, a través de la mitigación, adaptación y recuperación de los ecosistemas.

En este sentido, una de las medidas que se busca implementar para llegar a los objetivos es la reducción, especialmente, de las emisiones nocivas de las combustiones automotrices. Actualmente, las gasolinas que se ofrecen en el mercado local poseen un tenor de azufre que ronda en el rango de 100 a 300 ppm (partículas por millón), y se busca reducir los números a 30 ppm de azufre en las naftas.

El ingeniero Miguel Velázquez comentó que en este análisis se debe tener en cuenta que Paraguay es un país petróleo dependiente, por lo tanto, no se puede exigir a corto plazo niveles de calidad inasequibles o utópicos. Dijo que los productos de importación deben compatibilizarse con la oferta disponible.

Al mismo tiempo, resaltó que afortunadamente la tendencia de reducción de contaminantes es mundial. En cuanto a las normas de calidad vigentes para gasolinas de comercialización interna mencionó que es obligatoria la incorporación de etanol (un combustible limpio y renovable que mejora el octanaje) hasta en un 25%, con lo cual se logra una reducción directamente proporcional en los niveles de azufre.

“La disminución de las emisiones tóxicas incide directamente en la sanidad y trae aparejada beneficios a la salud pública. Todo esto resulta provechoso, ya que, por ejemplo, se debería contar con más fondos para la asistencia en educación, entre otras cosas”, puntualizó Miguel.

Destacó además que la disminución del nivel de azufre en los combustibles permitirá introducir al mercado vehículos más amigables con el ambiente.

Postura de la Secretaría del Medioambiente (SEAM)

“Desde el enfoque ambiental queremos reducir el nivel de azufre en los combustibles. Si se pudiera lo haríamos a cero, pero lastimosamente eso no es realizable. No se puede porque ese elemento tiene una función en el compuesto”, expresó por su parte Rafael Sosa, titular de la Dirección General del Aire, de la SEAM.

Asimismo, aclaró que las medidas de reducción de azufre se irán implementando gradualmente por varios factores, entre ellos que los emblemas de combustibles ya tienen su compra anticipada (de entre seis meses a un año) y no se les puede cambiar el escenario radicalmente. “Aún siguen los trabajos para la elaboración de los parámetros y criterios técnicos a tener en cuenta”, remarcó.

Cabe mencionar que, desde julio del 2014, está vigente la Ley Nº 5211 de Calidad de Aire que tiene por objeto proteger la calidad del aire y de la atmósfera, mediante la prevención y control de la emisión de contaminantes químicos y físicos para reducir el deterioro del ambiente y la salud de los seres vivos.