La Asociación de Agentes de Viaje Británicos (Abta, por sus siglas en inglés) informó hoy de que su página web sufrió el mes pasado un ciberataque que se estima llegó a afectar a unas 43.000 personas.


La organización declaró que unos 1.000 ficheros pueden haberse visto involucrados en el ataque, que se produjo el pasado 27 de febrero, en los que se incluía “información personal” sobre los turistas que habían formulado quejas a Abta.

El director ejecutivo de la organización, Mark Tanzer, declaró que no tienen “constancia” de que la información se haya compartido con terceros.

“Estamos gestionando la situación, y como medida de precaución estamos advirtiendo a las potenciales víctimas del hackeo de lo sucedido”, añadió.

Además, afirmó que quiere “pedir perdón” a los afectados por los perjuicios que esta filtración les pudieran ocasionar y aseguró que trabajará “personalmente” con todo el equipo para que “no vuelva a ocurrir”.EFE