“Dios me sacó y me dijo haz tu parte” dice la sobreviviente del Chapecoense

_94650364_142b96bc-34dd-43c8-bad8-adaef4e95a0d
Ñanduti “Dios me sacó y me dijo haz tu parte” dice la sobreviviente del Chapecoense

Dos meses después de la tragedia que le costó la vida a 71 personas, la azafata Ximena Suárez habló con Alvaro Mora en la 95.5 Fm. La tripulante boliviana hizo un ‘flashback’ sobre lo ocurrido, su recuperación y contó cómo está encarando el día a día después del accidente aéreo.

Ximena Suárez era la asistente de vuelo en el avión de la aerolínea LaMia en el que viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense y que se estrelló el 28 de noviembre en Colombia con 77 personas a bordo de las cuales  sobrevivieron sólo seis.

La boliviana de 28 años es madre soltera de dos niños de tres y seis años y actualmente vive con sus padres Bolivia.

_94650370_35d772c6-7491-40a2-b1db-db1251b80c49

El avance de sus tratamientos médicos

“Estoy ahorita con fisioterapia del tobillo y el cuello. Me dieron mínimo ocho meses de tratamiento psicológico y psiquiátrico por las secuelas que me ha dejado. Estoy impedida de trabajar, estoy con fisioterapia. Me están arreglando la nariz y los dientes. Ahora necesito medicamentos para dormir. Se me vienen imágenes a la cabeza del accidente. Me levanto con pesadillas. No puedo estar mucho tiempo de pie o sentada”.

Los gastos

El seguro que tenía la compañía boliviana Bisa (seguro de LaMia) cubría hasta US$25.000 para el pago de gastos médicos. Los pagos para el hospital colombiano fueron de US$12.700 y el resto le fue entregado para los demás tratamientos.

“Lo del seguro, lo que me cubría ya fue. No recibí ninguna ayuda del gobierno de Bolivia. No me han llamado”.

“Ahora estamos viendo un abogado. LaMia me debía como dos o tres sueldos y el doble aguinaldo. No me han pagado nada y no me quieren pagar más. Ni el seguro porque ya pagó todo. Mi papá es jubilado y estamos viendo la forma. Dos meses después empezaron a cubrir los gastos del hospital donde estuve en Colombia”.

“Me hicieron una cuenta con mi autorización. La gente vio que puse el tope de 100mil dólares y la gente se alarmó. Me empezaron a criticar que soy una aprovechadora y que mejor que me haya muerto”.

https://www.gofundme.com/ximena-s-sobreviviente-de-lamia

Su tripulación en Lamia: “Eramos una familia”

“Hace dos años trabajaba en LaMia porque me daba chances de ir a la universidad. Eramos como una familia, como que volábamos tan seguido nos hicimos muy amigos, parte de mi corazón se fue también ahí. Eramos muy unidos, una tripulación muy bonita”

“También falleció un compatriota suyo, que trabajaba hacía ya un buen tiempo” dijo cuando recordó al piloto paraguayo Gustavo Encina.

La noche del vuelo: “Es un calvario muy grande”

“Lo que más me acuerdo es como iban felices cantando, la tripulación iba feliz. Lo demás no te puedo decir, cuando esté preparada para recordar esa noche horrible. Quiero hacer un libro, eso me va a ayudar y voy a contar todo cuando esté bien”.

“Quiero desmentir eso que dicen de que todos gritaban, nadie se dio cuenta”.

 _94650366_gettyimages-626389304

“Yo siempre estuve consciente. Me acuerdo de todo y eso es lo peor. No podía creer que había pasado eso. Todos los días me levantaba y miraba las cicatrices que tengo y decía: ‘No puede ser, es cierto’ y me sentaba a llorar. Es un calvario muy grande haber perdido a mis amigos y me solidarizo con las familias”.

“Dios es el único que me pudo haber salvado. Dios me sacó pero también me dijo ‘haz tu parte, seguí vos’. Le agradezco a Dios todos los días de mi vida y la fuerza que me dio para seguir fueron mis hijos y mi familia”.

Contó que después del accidente se pudo comunicar con el periodista Rafael Henzel y el arquero Jackson Follmann,ambos sobrevivientes de la tragedia.

Finalmente, agradeció a las personas que la están ayudando y que se solidarizan con ella por medio de mensajes de apoyo y donaciones.

Ningún Comentario

Deja un comentario