El Dakar en Paraguay: temporal pero trascendental

Hace poco, indagando en las redes sociales, compartieron la columna de Flavio Gomes en la versión brasileña de Uol.com y me senté a leerla; naturalmente, se hablaba de lo que -gratamente- nos invadirá durante un mes o incluso más. La inclusión del Paraguay en el Rally Dakar 2017.

La misma era una crítica a la Confederação Brasileira de Automobilismo, el ente principal del deporte motorizado en la nación vecina. Fue duro con sus autoridades preguntándose algo ciertamente obvio ¡¿Cómo es que Brasil no hace esfuerzos para traer un evento así por sus tierras?! Si Paraguay pudo ¡¿Por qué Brasil no?! En ella acota -sin intenciones de menosprecio, claro- que Paraguay es un país sin mucha presencia aún en el automovilismo mundial, lo cual no podemos negar; los vecinos están a años luz en el automovilismo. Punto aparte, aplaude “con bombos y platillos” la oportunidad de brillar.

No obstante, existe un paulatino crecimiento que pasa hasta incluir tripulaciones en el WRC, y aún con las desventajas ante otros países en materia de infraestructura, se movió cielo y tierra para traer el rally más duro del mundo a suelo guaraní. Ni bien se supere la borrachera de año nuevo, cientos de millones de espectadores en todo el mundo verán a esta pequeña pero aguerrida nación ser el punto de partida de una competencia tan dura como para poner en juego la vida misma.

Hace unos años nos preguntábamos lo mismo que Flavio cuando el Dakar fue anunciado en Chile, Perú o Bolivia; por escasos 454 kilómetros, Paraguay sumará un punto más a favor como destino de grandes competencias en el mundo motor. Ya lo dije antes, localmente gozamos de buena salud, y es momento de aspirar a lo más alto ¿Quién sabe si nuestros compatriotas inscriptos por ahí nos den una sorpresa? Hay 14 días para averiguarlo y el espectáculo es grande.

Salud por un Paraguay que deja de ser espectador y pasa al lugar de partícipe; que de ahora en adelante esto sirva de motivo para incentivar el crecimiento a un deporte motor local que pisa con cada vez más fuerza, y no importa la disciplina, la pasión por los motores y la gasolina es la misma.

Luis Enrique Acosta – @luacostav

Ningún Comentario

Deja un comentario