puesto policial en Arroyito
Descargar el Audio

Matilde vive en el Núcleo 3, tiene cuatro hijos y mucho miedo. La situación en el asentamiento empeoró desde el brutal ataque a la patrulla de las FTC y la mujer no oculta su temor. ¿Cómo es vivir en medio de un conflicto?


“Nos sentimos indignados por esta situación que se dio en nuestro asentamiento. Es algo muy malo que no debería ocurrir en una comunidad así” dijo Matilde.

Explicó que tienen “duda e incertidumbre” y consideró  que ataque del último sábado “es un hecho muy confuso” que no hace más que generar mayor tensión en la zona.

“El temor es que de repente la gente de la Fuerza de Tarea, para justificarse, sale y allanan casas y agarran a gente que no tiene nada que ver”

Agregó que se sienten “amedrentados” y graficó: “No sabemos si hoy se allana la casa del vecino mañana no se va a allanar mi casa”.

“No podemos decir qué es el EPP porque lo que sabemos es lo que los medios de prensa están difundiendo. No podemos palpar ni ver ni sentir la presencia del EPP acá”

Confesó que la alarma se enciende cada vez que el EPP es noticia porque “ya vienen los militares, el helicóptero que sobrevuela y ya empieza a generar temor y tenemos miedo que vengan las FTC a equivocarse”.

Los detenidos

Matilde negó que lo pobladores de Arroyito “apañen a criminales” y reveló que le tienen más miedo a las FTC que al grupo armado.

“Si ayer le llevaron a este muchacho, Juan Pereira, sin pruebas suficientes….no es posible que porque tuviera afiches de Patria Libre que era un partido político como todos, que recorrió todo el país…en cualquier parte se pudo haber dejado (folletos) y si la gente no tiró o quemó capaz buscando archivos viejos encuentre”

Contó que otra de las “evidencias” que usó la fiscalía para imputar a Pereira (dueño de un almacén comunitario) fue un carnet de la Asociación Comunitaria Campesina del Asentamiento Arroyito (ACCA) que tiene más de 20 años y que dice confundieron con las iniciales del extinto grupo armado, ACA (Aagrupación Campeisna Armada).

También usaron como prueba el afiche de una capacitación sobre Educación Popular de la Escuela Fe y Alegría.

“Nosotros participamos de capacitaciones porque somos organizaciones que estamos trabajando. Tenemos muchos documentos en nuestras casas” observó.

Respecto al otro detenido (e inmediatamente liberado, Rosalino Ríos) manifestó que trabaja como electricista en Asunción y que llega hasta la comunidad cada fin de mes.

Matilde anunció que los pobladores se movilizarán este jueves en Calle 18 km 74 d ela Ruta 5 para repudiar la violencia.