Denunciarán ante ONU impunidad de asesinatos contra periodistas

El Sindicato de Periodistas de Paraguay (SPP) anunció este viernes que denunciará ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU la impunidad de los asesinatos contra periodistas en el país, donde 17 trabajadores de medios fueron asesinados desde 1991 sin que se haya castigado a los culpables.

“La libertad de expresión en Paraguay sufrió un notable deterioro en los últimos dos años y medio, con un aumento de las agresiones y crímenes contra periodistas, que en la casi totalidad de los casos quedan en la impunidad”, aseguró hoy en una rueda de prensa Santiago Ortiz, secretario general del SPP.

De hecho, siete de los 17 asesinatos contra periodistas registrados en el país desde 1991 se produjeron entre 2013 y 2015.

En este mismo período, que coincide con la llegada al poder del presidente Horacio Cartes en agosto de 2013, “se agudizó la concentración de medios y los ataques a las radios comunitarias”, aseguró Ortiz.

El representante sindical expondrá un informe sobre el estado de la libertad de expresión en Paraguay la próxima semana ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra (Suiza).

Ortiz estará acompañado por el abogado Dante Leguizamón, de la Coordinadora de Derechos Humanos de Paraguay (Codehupy) e hijo de Santiago Leguizamón, primer periodista asesinado tras la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner y que murió el 26 de abril de 1991 en la ciudad fronteriza de Pedro Juan Caballero.

Dante Leguizamón, que ya denunció a fines de octubre la impunidad contra los crímenes a periodistas en una comparecencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, aseguró hoy que “el patrón de impunidad” de los crímenes contra periodistas “alienta a los grupos del crimen organizado a perpetrar estos asesinatos”.

También formará parte de la comitiva Francisco Medina, hermano de Salvador, Salomón y Pablo Medina, todos ellos periodistas asesinados, el último de ellos en octubre de 2014, mientras investigaba los presuntos nexos del narcotráfico con algunos políticos del departamento de Canindeyú.

Francisco Medina representará ante la ONU a las víctimas de este tipo de crímenes y presentará “una radiografía del sufrimiento de las familias afectadas, sin que los casos sean resueltos ni los responsables puestos ante la justicia”.

El asesinato de Pablo Medina y su asistente Antonia Almada en octubre de 2014 se atribuye al exintendente de la localidad fronteriza de Ypejhú, Vilmar Acosta, detenido en Brasil e imputado como presunto autor intelectual del crimen, y ahora pendiente de su extradición.

A nivel mundial, menos de uno de cada diez casos de periodistas asesinados desde 2006 terminó en condena a sus responsables hasta finales de 2014, según un informe sobre tendencias en libertad de expresión presentado esta semana por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en París.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario