Actividad humana influyó en fortalecimiento de fenómenos extremos climáticos

Actividades humanas como la emisión de gases de efecto invernadero y el uso de la tierra influyeron en el desarrollo de fenómenos meteorológicos extremos y sucesos climáticos en el 2014, según un informe divulgado hoy por la Administración de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA).

En el informe sobre los fenómenos climáticos extremos del año pasado, la NOAA citó como una de las causas del “incremento de su intensidad” el cambio climático antropogénico, es decir, provocado por la actividad humana.

Las actividades humanas serían, según el nuevo informe, un factor de “influencia” en el fortalecimiento de los huracanes en el Pacífico, las intensidad de las lluvias registradas en Europa, la sequía en el este de África y las “sofocantes olas de calor en Australia, Asia y Suramérica”.

“En cada uno de los últimos cuatro años, este tipo de informe ha demostrado que fenómenos como el de las temperaturas extremas están vinculados a los gases de efecto invernadero causados por las actividades humanas”, señaló Thomas R. Karl, director de los Centros Nacionales de Información Ambiental de la NOAA.

El informe de este año fue elaborado por 32 grupos de científicos de todo el mundo que investigaron 28 fenómenos extremos ocurridos en 2014 en todo el planeta.

El informe añade este año un análisis de nuevos tipos de sucesos climáticos, como los “incendios forestales y la extensión del hielo marino de la Antártida”.

Los científicos determinaron en el estudio que, en general, la “probabilidad de incendios forestales en California (EE.UU.) se ha incrementado debido al cambio climático inducido por la actividad humana”, aunque no se puede establecer “ningún vínculo específico para los incendios de 2014”.

También sostienen la probabilidad de que los “ciclones que azotaron Hawai” se debieron, “sustancialmente”, al cambio climático “provocado por el hombre”.

En cuanto a Europa, la acción humana “aumentó la probabilidad de un récord anual de calidez media, también en el noreste del Pacífico y el Atlántico noroccidental”.

Los estudios, prosiguió la NOAA, “mostraron que la sequía en el este de África se intensificó a causa del cambio climático” y que el “extremo calor” registrado en Corea y China estuvo influido por el cambio climático antropogénico.

“La comprensión de nuestra influencia en algunos fenómenos meteorológicos extremos es la ciencia de vanguardia que nos ayudará a adaptarnos al cambio climático”, destacó Stephanie C. Herring, Ph.D., editor principal del informe en los Centros Nacionales de la NOAA de Información Ambiental.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario