Suu Kyi reitera que dirigirá Birmania aunque no pueda ser presidenta

La líder opositora y nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, reiteró hoy que dirigirá el Gobierno si su partido gana las elecciones del próximo domingo en Birmania (Myanmar), aunque la Constitución le impida ser presidenta.

“Dije que si ganamos y la NLD (Liga Nacional para la Democracia) forma el Gobierno, yo estaré por encima del presidente. Es un mensaje muy sencillo”, afirmó Suu Kyi en una conferencia de prensa en Rangún retransmitida por el portal Democratic Voice of Burma.

La parlamentaria, de 70 años, no puede ser elegida presidenta de su país porque la Carta Magna inhabilita a aquellos candidatos con marido o hijos extranjeros.

Suu Kyi es la viuda del británico Michael Aris, fallecido en 1999, y sus dos hijos tienen pasaporte del Reino Unido.

El próximo domingo, los birmanos elegirán las dos Cámaras del Legislativo, que se constituirá en enero y para febrero o marzo deberá nombrar al presidente y dos vicepresidentes.

Suu Kyi no explicó cómo maniobrará para influir en la elección del Ejecutivo, prerrogativa del presidente, o contravendrá el artículo constitucional que encumbra formalmente la preeminencia del jefe del Estado sobre el resto de los ciudadanos birmanos.

La nobel de la paz se mostró convencida de que su partido llevará a cabo los cambios que esperan los ciudadanos de Birmania si sale victorioso en las urnas.

En su opinión, la fundación de la reciente democracia en Birmania es la “reconciliación nacional”, por lo que descartó en principio la investigación de los crímenes cometidos por las distintas juntas militares (1962-2011).

Se mostró optimista ante la reacción de los militares, que por ley ocupan un 25 por ciento del Parlamento, cuando se conozcan los resultados electorales, aunque con cautela.

“Esperamos lo mejor y estamos preparados para lo peor”, sentenció en la conferencia celebrada en su residencia, donde pasó cerca de 15 años bajo arresto domiciliario en distintas épocas bajo la dictadura.

La líder opositora evitó mencionar expresamente a los rohinyás, una minoría perseguida en el oeste del país, aunque señaló que si forma Gobierno hará respetar “los derechos humanos y los valores democráticos”.Una turista se prueba una camiseta promocional de la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi

Las autoridades y gran parte de los birmanos no reconocen a los rohinyás como un grupo étnico, sino que los llama “bengalíes” porque consideran que en su mayoría son inmigrantes ilegales de Bangladés, país que tampoco los reconoce.

Suu Kyi calificó de “inconstitucional” que grupos nacionalistas utilicen la religión budista como arma política contra las minorías, especialmente los musulmanes, que suponen al menos un 4 por ciento de los 51 millones de birmanos.

Preguntada por qué su partido no lleva ningún candidato musulmán en las listas, la líder opositora afirmó que no encontraron ninguno lo suficientemente cualificado.

Sin embargo, sí lamentó que su partido tenga sólo un 15 por ciento de candidatas, cuando su objetivo era alcanzar el 30 por ciento, al tiempo que expresó su satisfacción por el creciente interés de los birmanos por la política, lo que vinculó en parte a la revolución de internet y los teléfonos móviles.

La LND ganó las elecciones celebradas en 1990, pero la entonces junta militar no acató el resultado y continuó en el poder.

En 2010, los militares convocaron unos comicios criticados por la falta de transparencia y supuesto fraude y al año siguiente cedieron el poder a un Gobierno civil formado por exgenerales.

Suu Kyi accedió al Parlamento en las elecciones parciales de 2012.

Las últimas elecciones generales celebradas bajo un Gobierno democrático fueron en 1960, dos años antes de que el general Ne Win tomara el poder con un golpe de Estado.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario