Estudiosos reivindican la diversidad de El Chaco frente a la visión colonial

La puesta en valor de las diferentes identidades y la variedad cultural y geográfica de la región suramericana de El Chaco será una de las conclusiones principales del simposio internacional “Chaco Ra’Anga” que comenzó este miércoles en la ciudad boliviana de Santa Cruz (este).

Estudiosos reivindican la diversidad de El Chaco frente a la visión colonial

Este simposio es el broche de un proyecto que tiene por objetivo el intercambio de ideas y propuestas para contribuir al desarrollo de la región, y cuenta con la participación de estudiosos, instituciones públicas y organizaciones no gubernamentales, explicó a Efe su coordinadora, Marta García.

En la iniciativa multidisciplinar, auspiciada por la Agencia Española de Cooperación Internacional (Aecid), participaron profesionales de Argentina, Paraguay y Bolivia, los tres países en los que se extiende El Chaco.

La arquitecta paceña y fotógrafa de cine Pamela Gómez, que recorrió esa región en una fase anterior del proyecto, aseguró a Efe que es necesario “deconstruir” la forma de denominar y pensar ese territorio, ya que la cartografía y los mapas son “dispositivos que condicionan la vida de las personas”.

Gómez, que este miércoles presentó su proyecto “Ahora le llaman Chaco”, sostuvo que se ha ofrecido un discurso “de un lugar que existe pero en realidad nunca existió”, aunque “sí ha servido a los ocupantes y conquistadores del lugar para denominarlo y dominarlo”.

“Si deconstruimos estos discursos, vemos que existen otras realidades vigentes no inscritas en la historia oficial, que por ejemplo no se encuentran en la historia de la Guerra del Chaco pero fueron los más afectados”, explicó en referencia a los indígenas que habitan esa región.

Mientras, el antropólogo paraguayo Ricardo Villagra, participante también en el simposio, coincidió con Gómez en reivindicar la diversidad cultural chaqueña, que, a su juicio, en ningún caso representa una unidad homogénea.

El estudioso señaló a Efe que antes de su ocupación, los territorios de El Chaco se solapaban y compartían entre diferentes poblaciones, hasta el punto de que muchas “transgredían las fronteras naturales de El Chaco”.

Todo ello, precisó, dentro de un contexto en que “el uso de recursos naturales estaba ligado a un ciclo estacional de los territorios indígenas”.

Villagra lamentó que la gran mayoría de nombres indígenas no quedaron registrados en la historia oficial, algo de gran importancia porque según su visión “los nombres estereotipan” e introducen en las poblaciones un control sobre la manera de relacionarse con sus territorios y recursos.

Además, explicó que las culturas indígenas no son fijas y tradicionales, sino que “también se tienen que transformar”, por lo que reivindicó “una mirada más simétrica” para entender la diversidad no desde lo alto, sino desde la relación con ella.

En el simposio participa también el antropólogo argentino Federico Bossert, quien este jueves abordará en una ponencia los procesos industriales en El Chaco durante los siglos XIX y XX.

Bossert sostuvo, en declaraciones a Efe, que procesos industriales como los ingenios azucareros en el noroeste de El Chaco, los obrajes madereros o las industrias tanineras fueron funcionales a la colonización y asimilación cultural de las poblaciones indígenas nativas de la zona.

“Son procesos paralelos a la conquista militar y la colonización agroganadera de El Chaco, sobre todo en el caso argentino”, refirió en referencia a los enclaves industriales que emplearon a miles de indígenas como mano de obra barata entre 1870 y 1960.

El estudioso alertó asimismo de que en la actualidad se da una continuación de estos procesos dañinos para las poblaciones locales con el avance de los cultivos de soja.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario