Exponerse al sol antes de las 10:00 y luego de las 15:00 horas

“Una exposición solar no racional se da cuando nos exponemos al sol después de las diez de la mañana y antes de las tres de la tarde en el verano; o cuando lo hacemos con ropas o protectores solares inadecuados,” explica la Doctora Gertrudis Wiegert, especialista en dermatología del Instituto Nacional del Cáncer.

Las personas con piel clara, con antecedentes familiares de cáncer de piel; los agricultores, albañiles y otros trabajadores que realizan su tarea al aire libre conforman un grupo con riesgo de desarrollar cáncer de piel, según lo afirma la especialista. Muy particularmente, ellos deben asumir una rutina periódica de control de sus manchas y lunares.

El factor de protección

Cuando de usar protectores solares se trata, el nivel de protección debe guardar relación con el tipo de piel de la persona, a decir de la dermatóloga.  El mismo se especifica en números como información para el consumidor en etiquetas de cremas, emulsiones, spray o geles; sean estos bloqueadores o protectores solares.  “La relación es: a piel más clara, protectores solares de mayor factor de protección. Por ejemplo, una persona muy blanca debería usar un factor 50,” dice.

¿Qué tipo de manchas o lunares pueden ser indicio de un cáncer de piel?

“El cáncer de piel se inicia como lesiones elevadas que pueden verse de color piel o rojo que, en el transcurso del tiempo y con un crecimiento lento, se van abriendo. En general, las formas más comunes de cáncer de piel están ubicadas en las zonas expuestas, donde la radiación ultravioleta llega más, como, por ejemplo, el rostro, los brazos, las manos y el escote”, describe la médica.

A piel más clara, protectores solares de mayor factor de protección es la relación

A piel más clara, protectores solares de mayor factor de protección es la relación

“El Melanoma, una variante de cáncer de piel, puede darse por transformación maligna de lunares. Los cambios bruscos tienen que alertar siempre”, enfatiza.

La regla ABCD y el autocontrol

Cada persona puede observar sus lunares prestando atención a signos de alarma, cuenta la doctora.  “Aplicamos una regla llamada “ABCD” en la observación de los lunares: Tienen que alertarnos: A, una asimetría en la lesión; B, unos bordes irregulares; C, una coloración oscura o variada; y D, un diámetro mayor a 5 o 6 milímetros”.  Aunque cada persona se autoevalúe por esta regla -suma Wiegert- es fundamental que tenga la visión y el control del profesional médico.

Los servicios del Instituto Nacional del Cáncer ante este tipo de cáncer

Cuando como resultado del control de las manchas o lunares se obtiene un diagnóstico de cáncer de piel, el consultorio de Dermatología del INCAN orienta el tratamiento de la persona.

Grupo de riesgo para cáncer de piel: personas con piel clara, con antecedentes familiares de esta enfermedad y trabajadores que realizan su tarea al aire libre

Grupo de riesgo para cáncer de piel: personas con piel clara, con antecedentes familiares de esta enfermedad y trabajadores que realizan su tarea al aire libre

La Dra. Wiegert describe la respuesta del Instituto a los casos detectados de cáncer de piel: Ante un resultado confirmatorio (una muestra de biopsia estudiada en el laboratorio de anatomía patológica) el paciente es remitido para la extracción de la mancha o lunar malignos por cirugía local, plástica u oncológica, dependiendo del tipo de cáncer, ubicación y tamaño.  Lo retirado en la cirugía va de nuevo a anatomía patológica para asegurar que los márgenes están libres de tumoración en periferia y a profundidad. Eventualmente, ciertos casos requieren radioterapia o quimioterapia”.

La variante de cáncer de piel más agresiva, el melanoma, demanda un trabajo multidisciplinario con el concurso del dermatólogo, el anatomopatólogo, el cirujano plástico u oncólogo, el oncólogo clínico y el especialista en radioterapia por la complejidad del tratamiento.

Ningún Comentario

Deja un comentario