Boca Juniors se corona campeón y suma su vigésimo quinto título a nivel local

Con tres años sin laureles, desde la Copa Argentina 2011-2012, Boca logró el título en este torneo una fecha antes de su conclusión al acumular 64 puntos, seis más que su ahora escolta, San Lorenzo, y a ocho de Rosario Central y Racing Club.

Boca Juniors se coronó campeón del torneo argentino tras vencer por 1-0 a Tigre en la penúltima jornada de un certamen del que participan 30 equipos.

Con un gol del defensa Fabián Monzón, el equipo xeneize que conduce Rodolfo Arruabarrena sumó el vigésimo quinto título a nivel local en un logro que no conseguía desde el Apertura 2011.

El título de Boca tuvo entre sus pilares desde junio a su ídolo Carlos Tevez, que regresó desde el Juventus italiano para coronarse con el club de sus amores.

Además, para Rodolfo Arruabarrena fue su primer campeonato en su corta carrera como entrenador luego de su paso por Tigre y el Nacional uruguayo.

A lo largo de estas 29 jornadas, Boca ocupó un lugar entre los tres puestos de vanguardia y, pese a sus altibajos, logró su coronación en una clasificación que lo tiene con 20 triunfos, 4 empates y 5 derrotas, con 48 goles a favor y 23 en contra.

El desahogo del público que colmó las gradas del estadio la Bombonera tiene que ver con la sequía de Boca en los últimos tres años, que se contrarrestó con los laureles de su eterno rival, River Plate, actual campeón de la Copa Libertadores y de la Sudamericana.

Boca Juniors podría lograr su segundo título de la temporada el próximo miércoles en Córdoba cuando dispute ante Rosario Central la final de la Copa Argentina.

En otros resultados de esta vigésimo novena jornada, San Lorenzo le ganó por 2-0 a Temperley con goles del uruguayo Martín Cauteruccio y Nicolás Blandi, resultado que le permitió alcanzar el segundo lugar que otorga un pasaporte directo a la próxima Copa Libertadores.

Rosario Central cayó por 2-1 en su visita a Banfield y ahora comparte la tercera plaza con Racing Club, que ayer goleó por 3-0 a Crucero del Norte, que ya descendió a la segunda división.

El otro que desciende se definirá en la última jornada ya que Nueva Chicago consiguió un triunfo por 1-2 ante Sarmiento, y llega a la recta final con una ligera esperanza de mantener la categoría.

Huracán y Temperley, que en esta fecha perdieron ante Quilmes y San Lorenzo, deberán lograr al menos un empate en la jornada final para garantizar su lugar en la elite del fútbol argentino para 2016 y condenar a Nueva Chicago. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario