Nueve muertos por impacto de un cohete en una protesta en Libia

Al menos nueve civiles murieron y en torno a 25 más resultaron heridos al caer un cohete sobre un grupo de manifestantes que protestaban en la ciudad de Bengasi contra el gobierno de unidad nacional libio impuesto por la ONU, informó hoy a Efe una fuente médica.

Nueve muertos por impacto de un cohete en una protesta en Libia

Según su relato, el proyectil impactó ayer en las inmediaciones de la céntrica plaza Al Kish en el momento en el que alrededor de 2.000 personas clamaban contra la decisión del enviado especial de la ONU, Bernardino Léon, de designar a Feiz al Serraj como primer ministro interino.

Hasta el momento, se desconoce cuál de las diversas milicias que combaten en la ciudad, la segunda en importancia de Libia, lanzó el proyectil, y si este cayó allí de forma accidental o producto de un ataque planeado.

Bengasi es escenario de sangrientos combates desde que en mayo de 2014 milicias afines al gobierno de Trípoli lanzaran la llamada “Operación Dignidad”, una ofensiva bélica destinada a minar el poder del Ejecutivo rival de Trípoli.

Desde entonces, más de 100.000 civiles se han visto obligados a abandonar la urbe por la virulencia de los combates, en una guerra de desgaste que ha sido aprovechada por grupos yihadistas afines al Estado Islámico para asumir el control de algunos barrios.

Anoche, al menos cuatro miembros de la milicia afín Tobruk murieron y cuatro más resultaron heridos en combates librados con fuerzas leales a Trípoli en el oeste de Bengasi, informaron hoy a Efe fuentes de seguridad.

Según su relato, uno de los milicianos murió durante una de las escaramuzas que estallaron tras disparar las milicias “Majlis al Shura” y “Zaura Bengasi” -adscritas a Trípoli- varios proyectiles de artillería pesada contra posiciones del general Jalifa Hafter en el oeste de esta ciudad.

Tres milicianos más, entre ellos un presunto oficial de la fuerza de elite “Katiba 21”, aliada de Hafter, jefe de las milicias leales a Tobruk, murieron al estallar una mina al paso de su vehículo por el área metropolitana de Kariwans.

Además, tres niñas resultaron heridas de diferente consideración en el centro de la asediada ciudad al desviarse tres cohetes clase Hauser lanzados por las milicias afines a Trípoli contra la base de Benina, controlada por los hombres de Hafter.

Hafter, miembro de la cúpula militar que aupó al poder al dictador Muamar al Gadafi (1969-2011) -convertido años después en su principal opositor en el exilio- está considerado uno de los mayores escollos para la paz en Libia.

El pasado septiembre, poco después de que la ONU anunciara un acuerdo para la formación de un gobierno de unidad nacional, redobló los bombardeos sobre Bengasi con el argumento de la lucha contra el terrorismo.

Los combates se han extendido en los últimos días, además, a los alrededores de la capital, escenario de enfrentamientos entre la milicia “Yeish al Kabil” (Ejército de las Tribus) -aliada de Hafter- y las fuerzas afines a Trípoli en el área de Sabratah, a unos 150 kilómetros de la frontera con Túnez, que han causado más de una decena de muertos de ambos lados.

Libia es un Estado fallido, víctima de la guerra civil y el caos, desde que en 2011 la comunidad internacional apoyara militarmente el alzamiento rebelde contra la dictadura de Al Gadafi. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario