Otro día del ferrocarril paraguayo sin tren

El abogado Luis Carlos Jara Miranda afirma que no existen políticas que contribuyan la reactivación de la red tranviaria. Señala que el problema se soluciona con voluntad y patriotismo.

La historia de la Patria recuerda que un día como hoy 21 de octubre pero del año 1861, se habilitaba el primer tren de pasajeros entre la Estación Central “San Francisco” de Asunción y la Estación de Yvyraty, hoy Jardín Botánico, de Trinidad.

También, en esta fecha histórica el sistema ferroviario de entonces estrenaba oficialmente sus Telégrafos, el más avanzado sistema de comunicación de entonces a nivel mundial, recibiendo la Estación Yvyraty, a través de las “Claves Morse”, el mensaje de la partida del legendario primer tren de pasajeros desde la Estación Central. Así, también se conmemora el día del Telegrafista Ferroviario en la aludida fecha.

Igualmente, el 21 de octubre, pero del año 1961, el Estado paraguayo vuelve a re-nacionalizar el Ferrocarril Central del Paraguay (FFCC) de manos inglesas, convirtiéndole a la razón social Ferrocarril Pdte. Carlos Antonio López (FCPCAL), haciendo honor y justicia a su insigne institutor Primer Presidente Constitucional del Paraguay Don Carlos Antonio López.

Del mismo modo, el 21 de octubre del 2012, no siendo una mera casualidad, la Cooperativa Ferroviaria “Pdte. Carlos A. López”, en una jornada dominical lluviosa, lleva a cabo su “Acto de Inicio de Obras” de reactivación del ferrocarril, que hasta hoy día espera la “voluntad política” del Gobierno para materializar su ejecución, impedida por factores extravagantes sin justificación alguna.

En ausencia de conductas patrióticas en nuestros gobernantes y autoridades pertinentes, que tiendan hacía la concreción de proyectos de interés común como Causa Nacional, como la reactivación del ferrocarril, surgió un “plan” sistemático de exterminio del sistema de trenes en Paraguay y un boicot orquestado a toda sana intención de su reactivación, careciendo la esfera gubernativa y la clase política de la voluntad para la reactivación del ferrocarril en su viejo recorrido Asunción hasta Encarnación, dándose en cambio preeminencia a proyectos viales en detrimento de la “franja de dominio” del tren de forma totalmente irresponsable y en abierta contravención a normas protectoras del ferrocarril no solo como un acervo cultural de la Nación, sino además como una entidad o bien público en reactivación.

Las inicuas trabas al único proyecto real con financiamiento y asistencia técnica SIN AVAL NI RIESGO DEL ESTADO, propuesto por la Cooperativa Ferroviaria con el respaldo del Holding Suizo “R&M” Infrastructure Projects Holding AG., formalizado bajo un Contrato de Mandato firmado entre FEPASA y la Cooperativa, son más que evidencias del porqué seguimos rememorando tristemente “otro 21 de octubre” sin nuestro tren.
Y con razón nos advertía Albert Einstein en su frase célebre que, “Los grandes proyectos siempre tuvieron la violenta oposición de las mentes mediocres”.

Ningún Comentario

Deja un comentario