Violencia y discriminación mantienen lejos la igualdad de género, según ONU

La situación de la mujer en el mundo ha mejorado en muchos aspectos durante los últimos años, pero la igualdad con los hombres sigue estando muy lejana como consecuencia de problemas como la violencia de género y la discriminación laboral.

Ese es el mensaje principal del Informe Mundial de la Mujer, un profundo estudio estadístico que cada cinco años elabora la ONU y cuya edición más reciente se presentó hoy.

En el apartado positivo, el estudio resalta que en los últimos años la situación de la mujer ha mejorado de forma destacada en ámbitos como el de la salud y la educación.

Así, la esperanza de vida de las mujeres ha seguido aumentando hasta situarse en los 72 años -frente a los 68 para los hombres-, con una reducción de la mortalidad materna del 45 % entre 1990 y 2013.

El acceso a las escuelas también ha mejorado claramente y la escolarización primaria es hoy casi universal, aunque continúa habiendo diferencias en el paso a la secundaria.

También se ha avanzado mucho en la presencia de mujeres en cargos políticos y puestos de decisión, especialmente en regiones como Latinoamérica.

Pese a ello, la paridad es algo aún muy lejano, pues por ejemplo hoy solo hay 19 jefas de Estado y de Gobierno en el mundo y únicamente el 22 % de los parlamentarios y el 18 % de los ministros son mujeres, según los datos de la ONU.

Únicamente tres países en todo el mundo han alcanzado o sobrepasado la paridad en sus parlamentos: Ruanda, Bolivia y Andorra.

En el ámbito privado, la situación no es mejor y en las 500 mayores firmas del mundo solo el 4 % tenía una mujer al frente en 2014.

Una de las responsables del informe, Francesca Grum, destacó además en la presentación el “estancamiento” en el acceso de la mujer al mercado laboral, en el que solo participan la mitad de las mujeres en edad de trabajar alrededor del mundo.

Ese porcentaje es prácticamente igual al que se daba hace 20 años y las cosas tampoco han mejorado mucho para aquellas mujeres que sí hacen trabajos remunerados, pues sus sueldos siguen siendo más bajos y siguen dedicando más tiempo que los hombres al cuidado del hogar y de la familia.

violencia-familiar

El 35 % de las mujeres del mundo ha sido víctima de violencia física o sexual a lo largo de su vida.

Otro de los grandes obstáculos para la igualdad sigue siendo la violencia contra la mujer, un fenómeno del que hasta hace pocos años apenas había datos fiables, según destacó hoy el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas.

Según el informe, el 35 % de las mujeres del mundo ha sido víctima de violencia física o sexual a lo largo de su vida.

“La violencia contra la mujer está en todas partes y es una verdadera preocupación global”, destacó Grum en una conferencia de prensa.

Además, la mayoría de las víctimas sigue sin denunciar los abusos o buscar ayuda y, cuando lo hace, solo una parte muy pequeña acude a la Policía.

Según la ONU, las reticencias a la hora de dar a conocer abusos están relacionadas con la aceptación que la violencia contra las mujeres sigue teniendo en muchos lugares.

En un buen número de países, tanto hombres como mujeres creen que es aceptable en ciertas circunstancias que un marido golpee a su esposa, señala el informe.

Sin embargo, la actitud respecto a la violencia contra la mujer está comenzando a cambiar y su aceptación ha disminuido progresivamente en los últimos años.

Así, al menos 119 países han aprobado leyes sobre violencia doméstica, 125 tienen normas sobre acoso sexual, aunque solo 52 tienen legislación sobre violaciones dentro del matrimonio.

Las mujeres se ven afectadas de forma desproporcionada por ataques de sus parejas o de familiares y, según la ONU, representan dos tercios de las víctimas de homicidios de este tipo, cuando en el global solo son víctimas del 20 % de los homicidios.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario