Aglomeración de refugiados en “ruta balcánica”

La aglomeración de refugiados en la ruta de los Balcanes tras el cierre de la frontera de Hungría con Croacia el pasado sábado está aumentando y propicia tensiones entre Zagreb y Liubliana.

Unos 1.800 refugiados que llegaron anoche a la frontera eslovena enviados por las autoridades croatas fueron recibidos con vallas, policías y perros, de modo que tuvieron que pasar la noche en el lodo, bajo la lluvia y con frío, informó hoy la televisión pública croata HTV.

El problema es que Eslovenia admite un número diario de aspirantes a obtener asilo en Europa occidental menor al que recibe Croacia.

En Croacia entra desde Serbia una media de unos 6.000 refugiados y Eslovenia ha advertido de que no puede recibir más de 2.500 al día, y eso solo si Austria absorbe el mismo número de personas.

El secretario de Estado del Ministerio del Interior de Eslovenia, Bostjan Stefic, advirtió anoche de que su país no admitirá más refugiados de los que salen a Austria, y que ese número de momento es de 1.500 personas, algo no confirmado por las autoridades austríacas.

Stefic precisó que a su país llegaron ayer unas 2.400 personas que han desbordado la capacidad prevista para atenderlos y registrarlos, y se lamentó de que Zagreb no hiciera caso a las advertencias de Liubliana de que no admitiría una cifra mayor y enviara a la frontera un tren con los citados 1.800 refugiados.

Éstos esperan desde ayer poder entrar a Eslovenia por el paso fronterizo de Trnovec-Sredisce ob Dravi, en el noroeste de Croacia, para seguir camino a Austria y Alemania.

Según la agencia de noticias eslovena STA, la ministra austríaca del Interior, Johanna Mikl-Leitner, informó a su homóloga eslovena, Vesna Györkös Znidar, de que Austria no puede recibir más refugiados.

Pero el Ministerio del Interior de Austria afirma que en los pasos fronterizos con Eslovenia no ha cambiado nada y se deja entrar a los que llegan.

La policía eslovena ha iniciado esta madrugada una “protección intensa” de su frontera estatal con Croacia, anunció Bojan Kitel, portavoz de la policía de Maribor.

Varios medios croatas informaron hoy de que la policía croata ha reducido el número de refugiados que permite entrar desde Serbia, por lo que se ha producido un atasco en la frontera serbocroata, donde decenas de autobuses con personas que huyen de conflictos en países como Siria, Afganistán o Irak esperan entrar en Croacia.

Dichos medios señalaron asimismo que un nuevo tren, con 2.100 refugiados, partirá hoy de allí hacia la frontera eslovena.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario