En el lago ubicado dentro del proyecto Jardín Chino, en las instalaciones del Parque Ñu Guazú, tuvo lugar un nacimiento. Una camada de 10 patitos vinieron al mundo el lunes 12 de octubre pasado, de forma natural luego de que la madre haya estado bajo los cuidados de Humberto Rubín durante 45 días previos. Los recién nacidos están sanos y fuertes.

La primera casa de estos patitos está rodeada por un puente de acceso de 10 metros de longitud, jardinería, bancos y camineros, iluminación y una glorieta con características de la arquitectura oriental. Mientras uno realiza sus actividades físicas o de recreación por la zona, puede tomarse un respiro para admirar a los nuevos integrantes de esta familia.

Ningún Comentario

Deja un comentario