Sobre el 12 de octubre

Ayer leí a mucha gente quejándose del 12 de octubre y compartiendo imágenes, memes, y reflexiones sobre que no hay nada que festejar acerca del famoso “día de la raza” y que los europeos fueron una plaga que se aprovechó del pobre indio en américa latina… En Argentina sacaron la estatua de Colón que por años adornó la plaza frente a la Casa Rosada para poner una de Juana Azurduy (la cual era mestiza pero criada a la usanza europea). Y me rio porque si bien es cierto que los europeos que vinieron a América eran oportunistas, vividores, codiciosos y asesinos, la mayoría de estas personas que se quejan por redes sociales son descendientes directos de esos mismos europeos y por lo tanto sangre de esos malditos abusadores, de los que continúan expandiendo su invasión y barbarie cultural hasta nuestros días. Es más, siguen promoviendo su idioma y sus costumbres, siguen depredando las selvas, siguen comiendo pizza o sushi, contaminando estas hermosas tierras con botellas y bolsas de plástico, sembrando soja con agroquímicos, tirando pilas usadas a la basura, utilizando vehículos movidos a petróleo, tirando basura a los raudales, hablando español o portugués, etc.

En Paraguay se dio mucho el mestizaje, pero es uno de los pocos países junto con Bolivia y algunas regiones del altiplano, donde la sangre indígena sigue al menos en parte existiendo, más allá de algunas tribus o indígenas que aún persisten puras. En el resto del continente tenemos casi exclusivamente sangre inmigrante por doquier. Las famosas revoluciones e independencias de América no fueron más que europeos liberándose de otros europeos en el ámbito comercial y jurídico, pero continuando exactamente con las mismas prácticas de los anteriores líderes. Los habitantes originarios no vieron diferencia entre vivir bajo el yugo europeo o bajo el yugo de los nuevos gobiernos. Es más, en muchos países los indígenas fueron completamente exterminados, dejando sin descendencia estas tierras.

Por otro lado, alguna vez leí que los indígenas tampoco tienen interés en seguir siendo pobres y viviendo de la cacería con taparrabos y sin servicios de salud, higiene o comodidades adecuadas. Como todo ser humano, tienen derecho a una vida mejor y dignidad, y no el interés de perpetuar costumbres y modos de vida nómada-recolector. Los europeos trajeron consigo tecnología y conocimientos útiles e importantes que pueden dar una mejor vida en la actualidad a los indígenas si hubiera un interés real en dársela, a pesar de haber destruido culturas sumamente ricas e interesantes. Cualquier persona odia a los europeos por ejemplo cuando visita Cusco y ve lo que hicieron allí, o cuando ve la historia de los descendientes de mayas y aztecas, es cierto, pero nosotros somos en gran mayoría descendientes de esos europeos. Haber nacido en América no nos quita ser los perpetuadores de la raza que dominó por la fuerza este continente, y si no lo hubiera hecho, no estaríamos aquí, es así de simple.

Si realmente creen en eso que dicen, por favor vayan a vivir a Europa, donde pertenecen, y devuélvanles estas tierras a los aborígenes. Donen sus casas y terrenos para que los pocos pueblos originarios aún existentes vengan a vivir en ellos. Pero si sólo van a quejarse por redes sociales para comulgar con los demás, sin analizar la realidad en la que viven, es mejor en todo caso no decir nada. Sería ser malagradecidos con los que nos dieron la vida y a los que les debemos estar acá. Y como descendientes de europeos que somos deberíamos festejar el 12 de octubre como siempre se hizo, en vez de caer en discursos populistas y falsos como el argentino, pensado únicamente para confundir a las masas y hacerles creer que siempre hay un enemigo externo causante de las desdichas del pueblo, y contra el que no se puede luchar.

Yo, por mi parte, humildemente, pido disculpa a los nativos aún puros de nuestros países, en nombre de nuestros ascendientes, porque realmente causaron un daño terrible a nuestras tierras, destruyeron pueblos, mataron, robaron, y se aprovecharon de estos países que siento míos, pero que al mismo tiempo me dieron la vida y permitieron que hoy esté acá escribiendo estas líneas, en su idioma, con sus costumbres, y a quienes en gran medida debo lo que soy, aunque no comulgue con sus métodos y con lo que hicieron, aunque odie que hayan llegado a arruinar un continente verde y hermoso, que sin ellos igual estaba envuelto en guerras y masacres, ya que eso no fue importado por los invasores.

 

Ningún Comentario

Deja un comentario