Birmania firma acuerdo de alto fuego con ocho guerrillas

El gobierno de Birmania (Myanmar) firmó hoy un alto el fuego con las guerrillas de ocho minorías, en un primer paso para poner fin a más de seis décadas de insurgencia pero del que se desmarcaron las organizaciones más activas del país.

El presidente birmano, Thein Sein, rubricó un acuerdo que culmina dos años de negociaciones a menos de un mes de las elecciones generales, en una ceremonia en Naypyidaw, retransmitida por la televisión estatal y ante diplomáticos y observadores internacionales.

“Hoy es un día histórico y significativo para Myanmar. El camino hacia un futuro de paz está abierto (…) El acuerdo nacional de alto el fuego es una herencia duradera para las futuras generaciones”, dijo Thein Sein en su discurso.

El gobierno, sucesor de la última junta militar, presentó el acuerdo como un “primer paso” hacia la paz y resultado del proceso de reformas que Thein Sein impulsó tras asumir el poder en 2011, en el que ya se firmaron varios acuerdos de tregua bilaterales.

Las presiones del Ejecutivo, que quería cerrar el acuerdo antes de los comicios del 8 de noviembre, no lograron convencer a otras siete organizaciones a las que había invitado a firmar el cese de hostilidades a nivel nacional.

Estas anunciaron que se desmarcaban del alto el fuego a finales de septiembre, tras una cumbre de todas las organizaciones en Tailandia, y ante la negativa del gobierno a incluir otros seis grupos armados en el acuerdo.

Entre los que no firmaron está el Ejército del Estado Wa Unido, considerado el mayor grupo y el mejor armado del país; y el Ejército por la Independencia Kachin, que mantiene combates con el Ejército birmano tras romper el cese de hostilidades bilateral en 2011.

Las negociaciones, además, se mantuvieron en medio de una ofensiva del Ejército birmano en el noreste del país contra guerrillas de las minorías kokang, ta’ang y arakan, tres de los grupos a los que el gobierno no reconoció como interlocutores.

El presidente birmano, en cambio, destacó el consenso sobre el contenido del documento firmado y aseguró que “la puerta está abierta” para las otras organizaciones que no lo han suscrito, con las que se comprometió a seguir trabajando para involucrarlas en el proceso.

“Una paz duradera y sostenida en nuestro país no puede alcanzarse solo con treguas. Hace falta diálogo político para abordar los problemas de fondo”, dijo Thein Sein, en su discurso facilitado por el gubernamental Centro por la Paz en Myanmar.

“Construiremos la confianza mutua en el progreso tangible de la implantación del alto el fuego. Una vez el acuerdo se implemente progresivamente el resto de organizaciones se unirán al proceso antes o después”, añadió.

Entre los que subscribieron el acuerdo se encuentra la Unión Nacional Karen (KNU), cuya insurgencia, una de las más longevas del mundo, se remonta a antes de la independencia del país en 1948.

El presidente de la KNU, Mutu Say Poe, dijo que el acuerdo supone una “nueva página en la historia” y lo calificó como “un primer paso en el importante camino hacia el establecimiento de una Unión federal y democrática”.

El líder karen, que intervino en la ceremonia en nombre de todas las minorías, también llamó al Ejército birmano a cesar su ofensiva contra los grupos armados que no han suscrito el acuerdo y a buscar a través de negociaciones su incorporación en el proceso de paz.

A la ceremonia no acudió la líder opositora, Aung San Suu Kyi, que semanas atrás instó a las minorías a no precipitarse y a trabajar para firmar un acuerdo que garantizara paz y estabilidad duradera.

Tras la firma, Estados Unidos felicitó en un comunicado a todas las partes, llamó a seguir el diálogo para incorporar el resto de grupos y mostró su preocupación por la “continuada” ofensiva del Ejército en el norte del país.

La Unión Europea también celebró el acuerdo “esencial para establecer una paz justa y duradera”, y llamó a fijar como prioridad las negociaciones con las organizaciones que no lo han rubricado para reforzar la confianza.

Esta semana el gobierno retiró a las ocho guerrillas que suscribieron el acuerdo de la lista de organizaciones ilegales.

Una mayor autonomía es la reivindicación principal de casi todas las minorías étnicas birmanas, incluidos shan, karen, rakáin, mon, chin, kayah y kachin, y que representan más del 30 por ciento de los 53 millones de habitantes del país.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario