Atacan al Papa Francisco: es ignorante, demagogo y dice disparates…

Político y presidente de la Plataforma de Estudios e Investigación de Conflictos Campesinos

Realmente es tiempo de canallas. La canalla es baja y ruin pues se trata de hombres despreciables y de malos procederes. Quien escribió la novela “Tiempo de Canallas” tiene razón y el escritor es su vivo exponente.

 

Es canalla por los adjetivos que utiliza para agredir o menospreciar a las felices ideas del Jefe del Vaticano y también por la pretensión de ponerse en defensa de lo obvio y ya demostrado con claridad sobre sus errores garrafales por la fe y la razón.

 

La propiedad privada en función social o la noción del bien común son cuestiones aceptadas por los pueblos de la tierra y por ello, estos principios presiden numerosas “Constituciones” del mundo. Así como la función del Estado se concentra cada día más para atacar las ya grotescas desigualdades junto a los gritos contra la privatización que se escuchan por doquier.

 

Nadie es propietario absoluto de la Tierra; nadie está autorizado a dominarla o expoliarla. La actividad descontrolada del ser humano,  tras el lucro sin límites, destruye la naturaleza y deteriora el ambiente. Ante esta grosera degradación, no solo Francisco hace escuchar su voz, sino también Pablo VI ante la FAO cuando nos habla sobre “la posibilidad de una catástrofe ecológica bajo el efecto de la explosión de la civilización industrial” y subraya “la urgencia y la necesidad de un cambio radical en el comportamiento de la humanidad” porque “…el crecimiento económico más prodigioso, si no va acompañado por un auténtico progreso social y moral, se vuelve en definitiva contra el hombre”.(1)

 

La tierra de los pobres del Sur es rica y poco contaminada, pero el acceso a la propiedad de los bienes y recursos para satisfacer sus necesidades vitales les está vedado por un sistema de relaciones comerciales y de propiedad estructuralmente perverso. ¿Quién podrá negar estas verdades que anota Francisco en su Encíclica?(2)

 

El calentamiento originado por el enorme consumo de algunos países ricos (o ciudades como Miami donde abunda la “canalla”) tiene repercusiones en los lugares más pobres de la tierra, especialmente en África, donde el aumento de la temperatura unido a la sequía hace estragos en el rendimiento de los cultivos.

 

Aun mas, los países ricos o sus multinacionales, exportan sus residuos sólidos y líquidos tóxicos a las regiones pobres, causando graves perjuicios a la naturaleza o a sus habitantes desposeídos. Otras grandes empresas de los más acaudalados, al cesar sus actividades y retirarse, dejan enormes daños humanos y ambientales:

 

Pueblos sin vida, desocupación, deforestación, agotamiento de recursos naturales, cráteres, cerros triturados, ríos contaminados…

 

La deuda externa de la usura pagan los pobres con sudor, hambre y muerte; y la enorme y feroz deuda ecológica de los ricos ni siquiera en los libros se contabiliza.

 

¿Es acaso razonable privatizar el agua?

Los Indígenas Zapatistas de México dicen que NO.(3) En consecuencia, se oponen a su mal Gobierno cuando conceden a la empresa Coca Cola la instalación de sus máquinas en Chiapas, con el fin de extraer de su suelo “al menos 5 litros de agua por segundo, para embotellarla como refresco o como lo que es: agua”. Nos confirma ésto el Dr. Karim Musalem-Castillejos cuando afirma que esta “transnacional refresquera es la principal beneficiaria de esta riqueza” que lleva al mercado para ponerle precio al agua que es de todos.

 

Es así como el nefasto sistema capitalista pone una fuerte barrera a “el acceso al agua potable y segura que es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas y por lo tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos”.(4)

 

Me ocurrió y por eso lo cuento… que paseando por la bella ciudad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas-México, llego hasta la calle Real de Guadalupe N° 24 para encontrarme con un letrero donde leo “Tierradentro-Centro Cultural-Café”. Ingreso a su patio central con mesas y sillas para comer y beber. A su rededor se instalan en las salas las artesanías indígenas y se ofrecen  libros de la historia zapatista.

 

Aquí me veo ante algo nuevo y sorprendente. En el café “Tierradentro” no existe ni se vende la famosa Coca Cola y el agua fresca y potable no tiene precio y se sirve gratis. ¿Caso único en el mundo? La razón de este gesto increíble en un local comercial la encontramos al pie del gran cartón-menú entre otros pensamientos:

 

En el Tierradentro no compartimos la idea de privatizar los recursos naturales del planeta. Consideramos injusto que la gente deba pagar por beber agua natural. Por este motivo contamos con un filtro de ozono que garantiza que el agua que Ud. bebe sea 100% potable.(5)

 

Los mismos indígenas que nos enseñan el vivir bien(6) de la solidaridad en vez del vivir mejor de la competencia (capitalista), también nos ilustran respecto al agua que no es propiedad privada y que no debiera venderse o comprarse en el mercado. El agua no debería tener precio, es un bien natural y común para todos.

 

Hasta nuestros ancestros respaldan el feliz pensamiento del Papa Francisco, y es posible que el ignorante o demagogo que dice disparates fuera el mismo autor de la novela “Tiempo de canallas”.

 

  1. Discurso a la FAO en su 25 aniversario. Noviembre 16, 1970.
  2. “Laudato Si”. CEP, Paulinas, 2015. Pag. 58
  3. “Ejército Zapatista en México. Indígenas en Paraguay”. Fausto Bolom Ton y Domingo Laino. Ediciones Cerro Corá, 2012. Pags. 13 y 14.
  4. “Laudato Si”. CEP, Paulinas. (Papa Francisco). Pag. 24
  5. “Ejército Zapatista……” Pags. 17 al 19.
  6. El vivir bien es la búsqueda permanente del equilibrio mediante la participación de todos, equilibrio entre hombre y mujer, entre ser humano y naturaleza, equilibrio entre la producción y el consumo en la perspectiva de una economía de lo suficiente y de lo decente y no de la acumulación. (L. Boff). No es nuestro vivir mejor, que implica que muchos vivan peor.

(N de R) Aunque no lo aclara, es evidente que el presente artículo es una respuesta al texto de Carlos Alberto Montaner ‘Los cinco errores del Papa’ que puede leerse en:

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/los-cinco-errores-del-papa-1415668.html

Un Comentario

antonio segovia

Antonio Segovia · Geologo Consultor en Antonio Segovia & Associates
Buena nota del Dr. Laino !
Me alegro de ver que le estan dando lugar en los medios .
Creo que es el politico paraguayo mas respetado en los medios culturales del exterior. Ojala’ se lo pueda estimular a que vuelva a ocupar el sitio de liderazgo que le corresponde para beneficio del pais.

Deja un comentario