Pasos perdidos

Blogero, escritor, Chileno de nacimiento y Paraguayo por adopción...por siempre un aprendiz....

 

 

“…Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo…

 

   Yo tomé el menos transitado, Y eso hizo toda la diferencia….”

 

 

( Robert Frost  )

 

Horacio Cartes, permíteme tratarte de tu, ya que aunque geográficamente hemos nacido en lugares diferentes, son más las cosas que nos unen que las que nos separan. Debemos tener por ejemplo casi la misma edad, la vida nos ha regalado la posibilidad de ser Padres y ambos deseamos lo mismo: Paz y progreso… aunque esto como eslogan no haya tenido una buena fortuna en tu país en el pasado.

 

Quiero escribir algunas líneas con la esperanza que puedan llevar luz a tu entorno tan cargado de personajes grises y con pocas ideas. No es mi intención plantear contigo un dialogo absurdo que intentará poner en comunicación el mundo simbólico, sagrado y ritualista con tu entorno profano y materialista más si a tu alrededor existe un Hombre libre y de buenas costumbres, ruego que este pueda traducir lo que indudablemente a tu no vivencia iniciática podría traer confusión.

 

Imagínate que este camino que has comenzado está pavimentado alternadamente tanto de baldosas blancas y negras, donde las primeras representan; lo positivo, lo bueno, la virtud y la conciencia. Por otra parte las oscuras serán la imagen de lo negativo, lo malo, el vicio y lo latente.

 

 

Diremos también que estas son la prolongación en el suelo de los reales atributos que llevaron a candidatearte y a dirigir la vida de todos los paraguayos ya sea en el desarrollo económico, social, cultural y ecológico del bendito territorio guaraní. Porque recuerda que no fue tu riqueza sino que tus virtudes las que movieron a entregarte el voto de cada ciudadano.

 

El símbolo de un camino cubierto de mosaicos blancos y negros representa entonces, entre los hombres, el común lugar de nuestro tránsito en la tierra y será el ámbito por donde andarán nuestros pasos luego de las decisiones tomadas.

 

Te recuerdo que mientras el resto de los Paraguayos en su camino deciden día a día entre estos pares de opuestos, tu solo tienes la opción de hacer el bien porque al jurar como presidente de la nación perdiste tu libre albedrío político.

 

Siguiendo con la analogía del camino, debes tener cuidado de los llamados “malos acompañantes” que llevan consigo la corrupción en todas sus formas: el prevendarismo, la coima o la hipocresía.

 

Está demás decirte que lejos te encuentras de verdaderos estadistas quienes en algún momento dirigieron los destinos de tu nación como Rodríguez de Francia o Félix Estigarribia, sin embargo aún estas a tiempo de que tu gobierno de un giro de 180° y no te mezcles con mandatarios mediocres como Wasmosy, Cubas Grau o Franco; los cuales solo llevaron al país al último lugar de desarrollo y progreso en la región.

 

¿Pero, cuando es que caminas sobre baldosas negras y no blancas? …muy simple, aquí van algunos ejemplos:

 

– Cuando no tienes el coraje para detener la barbarie ecológica que están llevando a cabo los empresarios brasileros al depredar los bosques Paraguayos.

 

– Cuando nombras al impresentable de Duarte Frutos, quizás el peor presidente de la historia paraguaya, como embajador ante Argentina

 

Cuando con indiferencia tu gobierno mira de reojo a los indígenas que recorren las calles de Asunción; verdaderos parias que transitan la vida como condenados a muerte.

 

“….Sé el Padre de los pobres, cada suspiro que tu rudeza les arranque, son otras tantas desgracias que caerán sobre ti…” mientras esto no suceda seguirás dándole prioridad a la urgente y no a lo importante.

 

Nada hay más peligroso que una verdad mal comprendida y tú no te has sabido explicar o lo que es aún peor: nadie entiende que pretendes.

 

Existe un lugar neutro entre lo profano y lo sagrado, entre la luz y la oscuridad y entre la mentira y la verdad. Un lugar donde no se avanza, solo se espera….y es ahí donde estás parado, con la mirada perdida y con falta de ideas….ese lugar es : Pasos perdidos.

 

 

 

 

 

Ningún Comentario

Deja un comentario