La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, elevó hoy el tono de su discurso y denunció una actitud "golpista" entre ciertos sectores de la oposición, que defienden la apertura de un juicio político con miras a su destitución.