Hillary Clinton hizo valer su experiencia, dominó la escena y refrendó su condición de favorita en el primer debate entre aspirantes demócratas a las elecciones presidenciales de 2016, un evento en el que Bernie Sanders y Martin O'Malley ganaron crédito con intervenciones destacadas.