Miles de maestros mexicanos exigen diálogo al Gobierno

Miles de maestros mexicanos pararon labores hoy en los estados de Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas, así como en la Ciudad de México, y protagonizaron marchas, bloqueos de carreteras y toma de comercios para exigir al Gobierno la reanudación del diálogo sobre sus demandas.

El “paro activo” de 24 horas fue convocado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y seguido en los estados mencionados, donde este sindicato tiene mayor presencia.

Esta agrupación acumula ya más de dos años de movilizaciones en contra de la reforma educativa promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto en 2013 con el apoyo de los principales partidos de la oposición.

En particular, rechaza la evaluación obligatoria a los maestros sin tomar en cuenta las particularidades de las regiones del país y que consideran vulnera sus derechos.

En el sureño estado de Guerrero, además de la suspensión de labores en prácticamente todas las escuelas de educación básica, los maestros bloquearon durante más de dos horas la autopista que conecta el puerto de Acapulco con la capital mexicana a la altura de Chilpancingo, la capital estatal.

El bloqueo en ambos sentidos de la Autopista del Sol se llevó a cabo tras una marcha en la que participaron unas 3.000 personas, entre ellas familiares de los 43 jóvenes desaparecidos en septiembre de 2014, estudiantes para maestros y representantes de organizaciones indígenas.

En el centro de Chilpancingo, otro grupo de docentes tomó varias sucursales de bancos y establecimientos comerciales como medida para presionar al Gobierno federal para que retome el diálogo suspendido desde junio pasado.

Las movilizaciones se repitieron en Acapulco, en la zona de la Costa Grande y en Tierra Caliente, todas en Guerrero.

En el sureño estado de Oaxaca, donde según las autoridades el paro de actividades afectó al 65 % de las escuelas del estado, los docentes también bloquearon autopistas, los accesos al aeropuerto y tiendas de empresas trasnacionales.

“Ante la cerrazón del Gobierno federal, ante la falta de voluntad política, lo que tenemos que hacer es exigir mediante la movilización” un debate público sobre los problemas del sector, afirmó el líder de la CNTE en Oaxaca, Rubén Núñez.

“Estaremos tomando las fronteras norte y sur, las carreteras, las trasnacionales” para presionar al Gobierno a fin de que se siente a negociar, advirtió Núñez, si bien destacó la importancia de no caer en provocaciones.

El Gobierno federal ha dicho que no dará marcha atrás a la reforma educativa, aunque aún enfrenta existencias, y el secretario de Educación, Aurelio Nuño, advirtió que habría descuento salarial para aquellos maestros que no asistan a sus actividades.

En Michoacán, en el oeste de México, 80 % de las escuelas de nivel básico permanecieron cerradas, lo que afectó a entre 800.000 y un millón de alumnos.

Los maestros tomaron varias casetas de peaje, así como las oficinas centrales de la Secretaría de Educación en el estado, y amenazaron con interrumpir las actividades del puerto de Lázaro Cárdenas, el principal del Pacífico.

Eugenio Rodríguez, secretario técnico de la CNTE, no descartó una radicalización de las protestas ante las amenazas de que sufrirán descuentos salariales.

En el suroriental estado de Chiapas, miles de maestros paralizaron varios cruces fronterizos con Guatemala, entre ellos los de Talismán y Ciudad Hidalgo, para exigir “la derogación de la reforma educativa”.

Los manifestantes lucían camisetas blancas con la leyenda: “No a la evaluación punitiva” y pancartas en solidaridad con los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala el 26 de septiembre de 2014 a manos de policías corruptos y miembros del crimen organizado.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario