Escultor portorriqueño hace música con una caja de lustrabotas

El artista portorriqueño Charles Juhasz-Alvarado convirtió una caja de lustrabotas en un múltiple instrumento musical, como un obsequio a los lustrabotas de Asunción. La presentación del proyecto “Cajas nuevas” se realizó en la Plaza de la Libertad (Chile entre Estrella y Oliva), parada habitual de quienes desean un ‘lustre’ de calzados.

Charles Juhasz-Alvarado, es un artista de Puerto Rico, que acerca a la Bienal Internacional de Arte de Asunción, un novedoso objeto utilitario, concebido desde su visión de escultor, también con propósitos artísticos. Obsequió a los lustrabotas, 17 cajas para lustrar zapatos, concebidas como objetos artísticos, que poseen en sí mismo, varias posibilidades de articular sonidos musicales, así como compartimentos que contienen tizas de colorespara fomentar la creatividad, a partir de elementos utilitarios.

Obsequió a los lustrabotas, 17 cajas para lustrar zapatos, concebidas como objetos artísticos, que poseen en sí mismo, varias posibilidades de articular sonidos musicales

Obsequió a los lustrabotas, 17 cajas para lustrar zapatos, concebidas como objetos artísticos, que poseen en sí mismo, varias posibilidades de articular sonidos musicales

“Es un proyecto que en cierto sentido tiene una dimensión social, yo quiero que sean los lustrabotas quienes tengan la escultura que se ajusta a sus necesidades básicas de trabajo”, explicó el artista.

“Mi participación en la Bienal, es un proyecto que trata de establecer una relación entre culturas. La cultura caribeña con la cultura paraguaya, y más allá de eso, vincular la cultura popular; la de los lustrabotas. Por ello la primera letra del proyecto es la letra Y; que establece un lado con el otro”, comentó. La inscripción en la caja reza: “y hecho en San Juan de Puerto Rico para los limpiabotas de asunción y”.

Prosiguió: “con esto lo que estoy haciendo es tratar de comunicarme con los niños; cómo podemos relacionarnos. En el encuentro, yo les explico por qué la caja produce tantos sonidos, porque la hice para que ellos entiendan verdaderamente cómo está hecho para que no solo puedan darle mantenimiento sino para que puedan reproducirla y hablar de ella”.

“Regalar las cajas tiene que ver con iniciar un vínculo; una especie de colaboración con los lustrabotas”, resaltó. El artista explicó que las cajas tienen una cierta capacidad de sonido: “Traté de cambiarle la forma a la caja de lustrabotas para que no tenga la típica caja, algo diferente. Pero tiene todas las necesidades que tiene una caja de lustrabotas normal, es decir, posee un compartimiento donde se guardarían los materiales para pulir incluso”.

Charles Juhasz definió a su creación como un cajón acústico. “Cuenta con un tamborcito y un palillo para tocar; y otras cosas más. Todo esto está lleno de posibilidades acústicas. La idea es que los lustrabotas pueden hacer música con su instrumento de trabajo, hacer algo diferente de lo que acostumbran cada día. Lograr que ellos se relacionen con otros campos, por ejemplo; con el campo del arte directamente. Si los lustrabotas entienden que esta caja acústica es una obra de arte y que es un proyecto de la Bienal de Asunción, van a empezar a vincularse con otros campos. En el ámbito de la música, etc”, puntualizó.

Ningún Comentario

Deja un comentario