China no concurre a los Oscar con “Wolf Totem”

China ha tenido que cambiar a última hora el film con el que se presenta a los premios Óscars de 2016, después de que la Academia rechazara la idea de competir con la coproducción sinofrancesa “Wolf Totem” del director Jean-Jacques Annaud.


El film, la última aventura fílmica del director de “Siete años en el Tíbet” y que supuso su regreso a China, no cumple con “los requisitos” para poder ser la candidatura oficial de China para mejor película de habla extranjera en los Óscar, informa hoy la agencia oficial Xinhua.

De acuerdo a los organizadores de los importantes galardones, el ratio de ciudadanos chinos en el equipo de “Wolf Totem” no es suficiente y ello no cumple con los requisitos del certamen.

Al ser una coproducción entre China y Francia, el film tiene una amplia participación internacional, que comienzan por su director -francés- o el compositor James Horner, entre otros.

La normativa de los Óscar especifica que “el país que se presenta candidato debe certificar que el control creativo de la película ha estado en su mayoría en manos de ciudadanos o residentes del país”.

En el último minuto, China ha reemplazado a “Wolf Totem” con el largometraje local “Go away, Mr. Tumor”, una comedia romántica del director Han Yan sobre la lucha de una mujer contra el cáncer, una historia que consiguió recaudar 500 millones de yuanes (unos 78 millones de dólares) en las taquillas chinas.

Después de 35 años de candidaturas a los Óscar sin llevarse ninguna estatuilla, China ha cambiado de estrategia y en lugar de acudir a los premios de la Academia de Hollywood con alguno de sus famosos directores, como Zhang Yimou, apuesta por las coproducciones.

En 2015, presentó el film “The Nightingale”, la segunda coproducción sinofrancesa de la historia dirigida por el director galo Philippe Muyl, que en esa ocasión sí consiguió pasar los requisitos.

Entre expertos del cine independiente en China, la decisión del país fue muy criticada ya que, a su juicio, obvió “grandes films” como “Coming Home”, de Zhang Yimou, o el thriller “Black Coal, Thin Ice”, de Diao Yinan.

No obstante, no les sorprendió, dada la temática que han reflejado en sus películas los grandes directores chinos, como la Revolución Cultural en el caso de “Coming Home”.

Cuando se dio a conocer la candidata del país para los premios de Hollywood el año pasado, esa parte del sector lo atribuyó a la censura del régimen y a su interés por esconder algunos de los problemas sociales presentes y pasados.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario