Ban urge a alcanzar un acuerdo “creíble” en la COP21

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, confió este domingo en alcanzar un acuerdo global “creíble, transparente y explicable” contra el cambio climático en la cumbre que se celebrará en París en diciembre y advirtió de que “no hay plan B porque no hay planeta B”.

Ban, que llegó en la tarde del domingo a Bolivia para asistir a la II Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático, subrayó ante los asistentes a esta cita la importancia de lograr un compromiso firme de todos los países en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, conocida como COP21.

“Sabemos lo que tenemos que hacer para paliar el cambio climático. Tenemos que llegar a un sólido acuerdo mundial en París que obligue a todos los países a contener las emisiones de gases de efecto invernadero y fortalecer la resiliencia”, dijo el alto funcionario.

La cita de París, sostuvo el máximo responsable de la ONU, “debe ser un punto de inflexión en nuestro esfuerzo colectivo para proteger a la Madre Tierra” y el acuerdo que se alcance “debe dejar bien claro que la transformación de la economía mundial en una economía con bajas emisiones de carbono es inevitable y beneficiosa y que ya está en marcha”.

Ban, que dijo vislumbrar un “pacto transformador” en la COP21, consideró que los países desarrollados “deben facilitar una vía política fiable para cumplir su promesa de contribución de 100.000 millones de dólares al año para 2020”.

Aludió asimismo a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada en septiembre pasado por la Asamblea General de la ONU como un plan concreto para acabar con la pobreza en el mundo “de manera irreversible”, pero también “para preservar nuestra Madre Tierra”.

“Nuestro objetivo es la transformación. No se debe excluir a nadie. Ningún hombre. Ningún niño. Y, sobre todo, ninguna mujer”, resaltó.

Así, consideró que el desarrollo sostenible equitativo no era posible sin la participación de las mujeres, “si no respetamos a la mitad la población mundial ni le damos participación”.

Según Ban, Bolivia es “un buen ejemplo” de las políticas paritarias, al tener tantas mujeres como hombres en el Parlamento.

En el país andino, sin embargo, la tasa de violencia machista es la más alta de Latinoamérica, según datos de ONU Mujeres.

“Garantizar la participación de la mujer en todos los niveles de la adopción de decisiones es crucial no solo para la igualdad de género, sino también para la democracia y el desarrollo sostenible inclusivos”, refirió.

Ban también destacó el principio del “vivir bien” que Bolivia ha promovido en la ONU y que “ha servido de inspiración para las deliberaciones sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

“Vivir bien”, explicó, es “vivir en solidaridad con el ser humano y en armonía con la Madre Tierra”, cuyo cuidado es “una cuestión moral”.

Esta filosofía, recordó el alto funcionario, también fue defendida en septiembre pasado en Naciones Unidas por el papa Francisco, cuya última encíclica “pone de relieve el vínculo directo que existe entre cuidar el medio ambiente y atender a los pobres y vulnerables del mundo”, incidió.

“Esto se aplica especialmente en el caso del cambio climático” que, según Ban Ki-moon, “se cierne sobre nosotros”.

El secretario de la ONU aludió a sus “evidentes” y cada vez mayores consecuencias, desde sequías e incendios a inundaciones, desprendimientos de tierras, los glaciares que se derriten y la acidificación de los océanos.

“La Madre Tierra nos está dando una advertencia. Debemos escucharla. Y debemos actuar”, insistió.

Recordó asimismo que antes de la COP21 debe estar funcionando el Fondo Verde para el Clima, y la importancia de que éste apruebe proyectos en los países en desarrollo y en especial en los pequeños Estados insulares en desarrollo, que “serán los primeros y los que más han de sufrir las consecuencias” del cambio climático.

Ban finalizó su discurso con un guiño a los principios indígenas andinos que Morales ha defendido ante la ONU: “Ama suwa” (no seas ladrón), “Ama llulla” (no seas mentiroso) y “Ama qhilla” (no seas perezoso).

“No robemos a nuestro planeta (…). No mintamos. Debemos cumplir los compromisos asumidos de reducir las emisiones, aumentar la resiliencia y llegar a un acuerdo sobre el cambio climático mundial que sea justo y ambicioso (…). No escatimemos esfuerzos en nuestro trabajo por un futuro sostenible para los seres humanos y el planeta”, concluyó. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario