Ocurrió en la zona de Acceso sur, lugar en donde ya no tienen potestad estos agentes. Según relata un conductor que ayudó a la potencial víctima. Los oficiales detuvieron a la mujer por supuestamente haber pasado un semáforo en rojo y la iban a multar. El hombre sacó su teléfono para registrar el hecho en vídeo.


Le hizo notar a los policías que estaban fuera de su jurisdicción y que la conductora no había incurrido en la falta. A lo que fue reprendido por los policías. Finalmente le devolvieron los documentos a la mujer y ‘el golpe’ fue abortado.