Experto advierte que próximos 20 años serán críticos en emisión de carbono

Los próximos 20 años serán críticos para el mundo respecto de la reducción en la emisión de carbono y la construcción de infraestructura que permita combatirla, afirmó hoy el catedrático Nicholas Stern durante la Conversación sobre Cambio Climático organizada en Lima.

“Para la mitad de siglo debemos estar en cero producción de carbono, pero no creo que (los países) entiendan, ni cuán críticos son los próximos 20 años”, dijo el presidente del Instituto Grantham de Investigación sobre cambio climático y medio ambiente.

La charla realizada en el marco de las reuniones anuales del Grupo Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) reunió a Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático; a Christine Lagarde, directora general del FMI, y a Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial.

Stern explicó que “no estamos yendo lo suficientemente rápido” en la reducción en dos grados de la temperatura ambiental y que los próximos 20 años van a determinar qué estructura tiene la producción de energía en el mundo.

“Tenemos unos críticos 20 años en la emisión de carbono y en la construcción de la infraestructura, si lo hacemos mal, vamos a haber cometido un error sumamente profundo”, advirtió.

No obstante, el catedrático señaló que “la mayoría de inversión de electricidad en los países ricos y en China está en producción baja de carbono, y el uso del carbón ha empezado a caer”.

Por su parte, Figueres dijo haber visto “unos giros en capitales muy interesantes”, para el financiamiento de los planes contra el cambio climático, “pero no nos va a llevar a los dos grados en el tiempo que tenemos, porque no se está tomando en serio el impacto que está teniendo”.

La secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático instó a los Estados a ver “cómo podemos llegar a cerrar la brecha entre los tres y dos grados centígrados” en el menor tiempo posible.

Figueres remarcó que los países desarrollados tienen la responsabilidad moral de brindar apoyo a las naciones en desarrollo para afrontar los costos de mitigación y adaptación ambiental porque el fondo de 100.000 millones establecido en Copenhague en 2009 no será suficiente.

En opinión de Lagarde, es necesario mejorar la medición del daño al medio ambiente e incluir otros datos adicionales al Producto Interno Bruto (PIB), un trabajo que está encargado a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde).

La directora del FMI indicó que “hay formas inteligentes de diseñar los impuestos” y recordó que “el sector privado es el que va a hacer la mayor parte de la inversión porque tiene la tecnología y la infraestructura” para hacerlo.

Lagarde le pidió a la sociedad civil que “apoye a los ministros de Economía que tengan la valentía de hacerlo”.

El presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, planteó establecer un precio justo en el carbono, concentrándose en la innovación y haciendo acciones inteligentes.

“Hacer las cosas buenas para nuestros hijos, es también bueno a nivel económico. Todo el mundo va a ver más claramente que abordar el cambio climático también va a evitar los grandes riesgos para la economía”, afirmó Kim.

La discusión general es, según Kim, los altos costos de inversión involucrados, cómo son distribuidos y sus beneficios, los cuales tienen que estar en los planes nacionales.

El moderador de la charla, el economista del Reino Unido Martin Wolf, llamó la atención en el hecho de que la carga económica “no caiga en los más pobres del mundo, no puede ser a costa de ellos, hay un resentimiento entendible, porque el mundo desarrollado es el que ha producido estas fuentes de contaminación”.

Los países avanzados y en desarrollo anunciarán los compromisos en materia de mitigación de las futuras emisiones a ratificarse en la Conferencia de las Partes (COP-21), que se llevará a cabo en París en diciembre próximo.

A partir de 2020, los países avanzados se han comprometido a movilizar 100.000 millones de dólares anuales provenientes de fuentes públicas y privadas para mitigar el cambio climático y para proyectos de adaptación en países en desarrollo.

 

 

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario