Exsoldados argentinos que reclaman ser considerados veteranos de la guerra de las Malvinas comenzaron a construir hoy un refugio de cemento y ladrillos en la Plaza de Mayo, frente a la sede del Gobierno, tras siete años de acampar en ese lugar.