Una niña de 12 años deberá acceder a la Cámara Gesell para su declaración, asistida por profesionales del Ministerio Público, con relación a la denuncia de que supuestamente era explotada sexualmente en un lupanar.


Previamente, desde el jueves pasado, se hicieron allanamientos simultáneos con intervención de la Unidad Especializada Contra la Trata de Personas y Explotación Sexual en Niños y Adolescentes. Los mismos también se hicieron tras la denuncia de niña.

Las agentes fiscales Teresa Martínez, Isabel Arnold y Natalia Acevedo -quienes encabezaron los allanamientos- explicaron que la Cámara Gesell es un elemento de protección a la menor, para que no sufra nuevamente el trastorno sicológico que le pudo haber causado un delito.

Diligencias realizadas

Están imputados y con prisión preventiva: Jorge David Cubilla Rojas, Derlis Ignacio Martínez y a Almiro Ayala Aguirre, por la presunta comisión del hecho punible de trata de personas. Además, Cubilla y Ayala, son procesados por el ilícito de proxenetismo. Por otra parte, Ayala y Martínez deberán responder por rufianería.

La detención se realizó durante allanamientos de cinco locales ubicados en la zona de 4 Mojones. En esos lugares, los investigadores encontraron a varias menores de edad en posible estado de explotación sexual e incautaron una serie de evidencias que fueron remitidas a la sede fiscal para su posterior análisis.

Como derivación de los allanamientos, durante el fin de semana en uno de los prostíbulos se procedió a la excavación de una fosa, tras recibirse una denuncia de que supuestamente se encontraba enterrado en el lugar el cadáver de una mujer. Finalmente las investigadoras no encontraron ningún cuerpo.​

 

MP