La grave tormenta registrada en el sur de Francia en la noche del pasado sábado, la peor en los últimos 25 años, ha levantado dudas sobre la capacidad de anticipación de los servicios meteorológicos, incapaces de prever la virulencia de una tromba de agua que ha causado al menos 20 muertos.