Compositores de Norteamérica e Inglaterra, en el Séptimo Concierto de la OSIC

La gala se realizará en el marco de la Primera Bienal Internacional de Arte de Asunción, que se desarrolla durante este mes en varios espacios de la capital. Será escenario el Teatro Municipal “Ignacio A. Pane”, ubicado sobre la calle Presidente Franco de Asunción. El acceso es libre y gratuito.

El próximo jueves 8 de octubre, tendrá lugar el Séptimo Concierto de la Temporada Oficial Internacional 2015 de la Orquesta Sinfónica del Congreso de la Nación (OSIC), bajo la dirección del maestro Diego Sánchez Haase.

En esta ocasión, el repertorio está dedicado a la música de los Estados Unidos de Norteamérica y de Inglaterra, con la presencia de dos de los mayores creadores de ambos países: el norteamericano Georg Gerswhin y el inglés Sir Edward Elgar.

Para la interpretación del repertorio, la orquesta acompañará a dos jóvenes y talentosos músicos paraguayos: el pianista Oscar Aldama – residente en Sao Paulo, Brasil- y el jefe de fila de violoncellos de la OSIC, Benjamín Báez. El programa elaborado para la fecha incluye: Rhapsody in Blue, de George Gershwin (1898-1937). Será solista, al piano, el músico Oscar Aldama.

En el espacio de “Los virtuosos de la orquesta”, se escuchará el Concierto para Violoncello y orquesta en mi menor Op. 85, que tendrá como solista en el violoncello al músico Benjamín Báez.

George Gershwin y Rhapsody in Blue

Se trata de una composición para piano y orquesta, en la que las técnicas cuasi-improvisatorias típicas del jazz se mezclan con las técnicas compositivas más formales. Rhapsody in Blue  es una maravilla de obra, que ayudó definitivamente a que se considerara el jazz como una música “seria”, digna de oírse en las más selectas salas de conciertos del mundo.

El famoso director Paul Whiteman escuchó a George Gershwin y le invitó a componer una pieza sinfónica de jazz, para tocarla junto con otros estrenos de compositores modernos en un concierto que daría próximamente con su banda.

A George se le olvidó por completo el encargo, hasta que una mañana apareció en un anuncio del periódico la noticia de un concierto de jazz titulado Un experimento en música moderna (An Experiment in Modern Music), a cargo de Paul Whiteman y su orquesta, destacando que la obra central del programa sería una composición sinfónica escrita por George Gershwin, quien lo supo cuando leía esa mañana las noticias.

No pudiendo eludir el compromiso, George creó en tres semanas su “Rhapsody in Blue”. La obra fue estrenada el 12 de febrero de 1924 en el Aeolian Hall de Nueva York con el propio compositor al piano.

Edward William Elgar y su concierto para Violoncello y orquesta en mi menor Op. 85

Elgar escribió el concierto en 1919, justo después de la Primera Guerra Mundial. Horrorizado y desilusionado por el sufrimiento causado por la guerra, se dio cuenta de que la vida en Europa nunca sería la misma después de esa destrucción. Su primera reacción había sido retirarse de la composición.

En consecuencia, escribió muy poca música durante los primeros cuatro años de la guerra. Luego, durante un período de doce meses – a partir de agosto de 1918 a agosto del año siguiente- Elgar vierte sus sentimientos en cuatro obras que se encuentran entre los mejores que jamás compuso. Las tres primeras eran obras de cámara en las que se desarrolla una nueva voz musical, más concisa y tenue que la anterior.

El cuarto trabajo fue el Concierto para violoncello, el lamento de Elgar por un mundo perdido.  Elgar se sometió a una operación en Londres para quitarse una amígdala infectada, una cirugía peligrosa para un hombre de 61 años. Luego de recuperar la conciencia tras la anestesia, pidió un lápiz y papel, y escribió la melodía que se convertiría en el primer tema del concierto.

Luego del estreno, el concierto prácticamente pasó al olvido. Fue hasta la década de 1960 que una joven violonchelista británica de nombre Jacqueline du Pré lo incluyó en su repertorio, colocándolo en su merecido lugar en la historia.

Benjamín Báez

Nació en Asunción el 18 de mayo de 1995. Benjamín Báez es jefe de la fila de violoncellos de la Orquesta del Congreso de la Nación. Uno de los músicos más jóvenes de la orquesta.Inició sus estudios musicales a los 4 años en el Centro Evangélico de Estudios musicales para Adoración – CEEMA, estudiando piano en el año 2000.

En el 2004 ingresa al Taller Infantil del Conservatorio Nacional de Música – CONAMU, estudiando flauta dulce, piano y violín. En el 2005 pasa al violoncello, teniendo como instructoras a las profesoras Ángela Osorio y Chiara Benítez. En el año 2007 queda bajo la orientación del maestro Orley Silva (Brasil).

En el segundo semestre del 2007 fue seleccionado para integrar la Orquesta Sinfónica Nacional – OSN (Paraguay). En el 2008 continúa la carrera de solista con el maestro Orley y sigue integrando la OSN (Paraguay).

Benjamin Báez

Benjamin Báez

En el 2009 pasa a integrar la orquesta de la Universidad del Norte como primer violoncello, bajo la dirección del Maestro Diego Sánchez Haase. En mayo del 2009, pasa a formar parte del proyecto Caminos del Barroco gracias a Alain Pacquier, Lionel Lissont, Judith Paquier, Jennifer Vera y Olivier Briand, en donde tiene la oportunidad de participar del XXII Festival Internacional de Música (Fiesta andina a Sarrebourg) con el Maestro Gabriel Garrido (Argentina), en Francia y a ser parte como miembro fundador del actual ensamble Paraguay Barroco. Participó también con la Capilla Panamericana (Orq. Barroca Latinoamericana).

Tuvo clases con maestros como David Chew (Brasil), Eber Soares (Brasil), José Araujo (Argentina), Mikayel Haknazaryan (Alemania), Myriam Santucci (Argentina) y Cruz Almao (Venezuela). Actualmente sigue con la orientación del maestro Diego Sánchez Haase. Integra la Orquesta del congreso Nacional como primer violoncellista, el Bach Collegium de Asunción y el Ensamble Paraguay Barroco.

Ningún Comentario

Deja un comentario