Moderado debate presidencial en Argentina, marcado por ausencia del oficialismo

La moderación dominó hoy el primer debate electoral entre candidatos presidenciales que se celebra en Argentina, marcado por la ausencia del aspirante oficialista, Daniel Scioli, favorito en las encuestas para los comicios del próximo día 25.

Moderado debate presidencial en Argentina, marcado por ausencia del oficialismo

Durante dos horas, los cinco candidatos participantes desgranaron sus propuestas sobre algunos de los temas que más preocupan a la sociedad argentina, desde la economía a la educación pasando por la corrupción, en un debate celebrado en la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, transmitido por varios canales privados mientras la televisión pública programaba fútbol.

Mauricio Macri (Cambiemos, conservador), Sergio Massa (Unidos por una Nueva Argentina, peronista disidente), Margarita Stolbizer (Progresistas), Nicolás del Caño (Frente de Izquierda) y el expresidente Adolfo Rodríguez Saa (Compromiso Federal), debatieron junto a un atril vacío reservado para Scioli, cuya ausencia fue blanco de duras críticas de sus adversarios.

“Scioli creo que nos faltó el respeto a todos no viniendo”, dijo Massa, tercero en las encuestas, que llegó a calificar de “burla para todos” la ausencia del oficialista y guardó varios segundos de silencio, que hubieran correspondido a la intervención del aspirante kirchnerista, en un golpe de efecto que tuvo repercusión inmediata en las redes sociales.

“Lamento que Scioli no este acá, se ve que en el Frente para la Victoria están con dificultades para ver quién gobierna si Cristina (Fernández la presidenta), Carlos Zannini, Aníbal Fernández, o quién, cómo van a hacer para gobernar con ese nivel de contradicción”, lanzó Macri, segundo en los sondeos.

“Es bastante difícil hablarle a un fantasma detrás de un atril”, dijo Stolbizer, que denunció que Scioli “nos ha faltado el respeto, le ha faltado el respeto a los ciudadanos” y pronosticó que “el que no vino a debatir no tendrá capacidad para construir”.

Horas antes, Scioli justificó su ausencia porque “los debates toman muchas veces un tono de agresión que no condice con el espíritu que yo siento que quiere la gente”, y recordó que “muchos de los que hoy piden un debate, antes no quisieron debatir”.

Las críticas contra Scioli y el oficialismo marcaron los pocos momentos de tensión del encuentro, organizado con intervenciones de dos minutos y sin posibilidad de interrupción a los adversarios, lo que contribuyó al tono de moderación de la convocatoria, apenas roto al abordar temas como la corrupción o la inseguridad.

“Me toca en esta oportunidad competir contra candidatos a los que no les cierran las cuentas”, denunció Stolbizer, que auguró que “ninguno de los que ganen podrá resolver los problemas de la Argentina”, y recordó a los votantes que “es importante que el gane no tenga mayoría absoluta”.

“Ninguna democracia es una democracia completa cuando está manchada por corrupción”, apuntó Massa, que invitó a Macri a sumarse a un gran acuerdo anticorrupción precisamente cuando el jefe de Gobierno saliente de Buenos Aires acusa en las encuestas un reciente escándalo por presunta adjudicación irregular de contratos.

En sus mensajes finales, un tono de optimismo y esperanza en el cambio para buscar votos y una advertencia lanzada por Stolbizer: “No hay que aceptar esta idea de que roban pero hacen, los que roban son ‘chorros’ (ladrones)”.

Según el rating provisional de audiencia difundido por el portal Infobae, los picos de la noche fueron para el fútbol en la televisión pública (19,5 por ciento), mientras la suma de los canales que emitieron el debate se quedó en un 14,8 por ciento.

La última encuesta de intención de voto, de la consultora Polldata, sitúa a Scioli en cabeza con un 38,9 % del apoyo popular -lo que no le bastaría para proclamarse presidente en primera vuelta-, seguido por Macri, a once puntos de diferencia, y Massa. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario