Litro de Luz ilumina por primera vez comuna de extrema pobreza en Chile

El movimiento social global Litro de Luz iluminó este fin de semana por primera vez una comunidad de extrema pobreza en Chile al instalar 50 postes de encendido público autosustentable y logró alumbrar los pasajes, una plaza y la cancha multiuso de ese municipio santiaguino de Renca.

Litro de Luz ilumina por primera vez comuna de extrema pobreza en Chile

“Estamos muy contentos de haber aterrizado en Chile, de la mano de la empresa CCU y fiiS (Festival Internacional de Innovación Social), para implementar nuestro primer proyecto piloto de Litro de Luz en este país, específicamente en la Villa Antumalal de Renca”, señaló hoy a los periodistas el presidente ejecutivo de la entidad, Camilo Herrera.

Explicó que gracias al trabajo de un grupo de voluntarios, se logró en esa comuna vulnerable y de muy bajos ingresos instalar alumbrado público autosustentable, utilizando un método 100 % ecológico.

Aseguró que el foco del proyecto está en la extrema pobreza y en la zonas de conflicto, en donde la gente no tiene luz eléctrica.

Asimismo, dijo que esta iniciativa es parte del fiiS, que se celebrará entre el 21 y 25 de octubre en varios barriadas de Santiago con el fin de incentivar a la gente en este tipo de decisiones.

En tanto, Marisol Bravo, gerente de asuntos corporativos de la cervecera CCU, empresa con operaciones en Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia, precisó que la compañía decidió ayudar a la fundación y a la comunidad “ya que el proyecto es excelente”.

La iniciativa (Liter of Light, en inglés), que ha iluminado con más de 350.000 “luces de botella” a distintas comunidades en 15 países del mundo, fue creada por el emprendedor filipino Illac Díaz como una solución sustentable para resolver el problema de acceso a electricidad en sector vulnerables, con innovadores instalaciones de luz solar.

Herrera ilustró que desde el viernes pasado, un grupo de colaboradores de la empresa chilena CCU y sus familiares, trabajaron en equipo con vecinos de la comunidad Villa Antumalal, donde viven 170 familias, para llevar a cabo esta iniciativa.

Instalaron 50 postes, hechos de bambú, PVC (plástico) y madera, de 5 metros de altura que sostienen unos paneles solares y baterías con 28 horas de autonomía que iluminan 12 reflectores LED colocados en el interior de una botella de plástico desechable.

Al caer la noche, los vecinos asistieron eufóricos al encendido de los focos instalados y para celebrar disputaron un partido de fútbol bajo la luz de los nuevos postes autosustentables.

“Sin duda que esta iniciativa significará una mejor calidad de vida y seguridad para nuestros vecinos, ya que nos proveerá de mayor iluminación, dado que muchas veces en esta zona se corta la luz durante largos períodos”, señaló Mario Orellana, portavoz y tesorero de los vecinos de la Villa Antumalal. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario