El tiroteo de la universidad de Umpqua (Roseburg, Oregón), en el que murieron nueve personas y el atacante y fueron heridas otras siete, ha reabierto en EE.UU. el debate sobre el fácil acceso a las armas de los ciudadanos.