Un grupo de 58 personas llegó hoy al Congreso de Perú, en Lima, y completó la "Marcha del Sacrificio", una peregrinación de más de 300 kilómetros desde la provincia andina de Pasco para denunciar la contaminación de metales pesados en el medioambiente y en los organismos de sus habitantes por la actividad minera.