Julie Andrews, la institutriz más famosa del cine, cumple 80 años

La actriz y cantante inglesa Julie Andrews, cuya voz cristalina la convirtió en la institutriz más famosa de la historia del cine, cumple mañana 80 años, aún sobre los escenarios y con una incomparable carrera artística a sus espaldas.

De aspecto impecable y apariencia risueña, Andrews, ahora más dedicada a la dirección, fue la estrella de la última ceremonia de los Oscar de Hollywood, en la que Lady Gaga le rindió tributo con una interpretación de sus míticas canciones.

Esa aparición entre estrellas rutilantes recordó al mundo los logros de la veterana artista y su permanencia en la psique de tantas generaciones que han crecido con películas como “Mary Poppins” (1964) y “The Sound of Music” (1965).

Fue su interpretación de las vivarachas y cantarinas institutrices de esas cintas lo que la catapultó al éxito, junto con un inusitado rango vocal de cuatro octavas que hizo inconfundible su voz.

Asociada con el cine y el teatro musical, Andrews vio algo truncada su carrera cuando en 1997 se sometió a una operación de garganta que dañó para siempre sus cuerdas vocales y dio a su voz un ligero carraspeo.

Lejos de retirarse, la artista, que ganó un pleito contra el equipo médico que la atendió, protagonizó en 2001 “The Princess Diaries”, su primer filme de Walt Disney desde “Mary Poppins”, y en 2003 debutó en Nueva York como directora teatral con “The Boy Friend”, la misma con la que en 1954 debutó en Broadway.

En los últimos años ha puesto voz a personajes en las diferentes entregas de “Shrek” y en 2008 publicó su biografía, “Home: A Memoir of My Early Years”, donde reveló detalles de su infancia y juventud en Inglaterra.

Nacida el 1 de octubre de 1935 en la localidad inglesa de Walton-on-Thames, a las afueras de Londres, Julia Elizabeth Wells fue fruto de una relación extramatrimonial de su madre, Barbara Ward Wells, casada entonces con Ted Wells, padre de su hermano John.

La pareja se divorció posteriormente y la madre se casó en 1939 con Ted Andrews, como ella artista de variedades, quienes enseguida impulsaron la carrera artística de la pequeña Julie, cuyo chorro de voz pronto triunfó entre el público.

“Ese fue un periodo muy oscuro de mi vida”, escribió la artista en su biografía, donde reveló que su padrastro era alcohólico e intentó abusar de ella.

Tras dejar atrás los primeros años de pobreza en Londres, la familia se mudó a Hersham y Andrews recibió formación en la escuela artística Cone-Ripman con la profesora Madame Lilian Stiles-Allen, que no consiguió atraerla al mundo de la ópera.

Después de la segunda Guerra Mundial, y de un periodo como niña prodigio, en 1954 debutó en Broadway (EEUU) con “The Boy Friend”, tras lo cual su carrera despegó con grandes éxitos como “My Fair Lady” y una popular adaptación televisiva de “Cinderella” en 1957, con dirección musical de Alfredo Antonini.

Con “Mary Poppins”, Andrews consiguió un Oscar y un Globo de Oro, entre otros premios, y en 1964 grabó “The Americanization of Emily”, de la que dice que es su película preferida.

Un año después vino “The Sound of Music”, uno de los filmes más taquilleros de todos los tiempos, por el que ganó su segundo Globo de Oro.

Intentando romper su imagen edulcorada, la artista protagonizó en 1966 junto con Paul Newman “Torn Curtain”, de Alfred Hitchcock, y el año siguiente estrenó “Thoroughly Modern Millie”.

Tras varios programas de televisión en Estados Unidos y algunas películas menos memorables, en 1982 volvió a triunfar en el cine con “Victor Victoria”, dirigida por su segundo esposo, Blake Edwards, la cual le valió su tercer Globo de Oro.

Fue al final de la adaptación teatral en Broadway de esta historia cuando tuvo que operarse de la garganta al detectar cambios en su voz, algo que marcó su futuro.

En el año 2000 recibió en Londres el título de “dama” de manos de la reina Isabel II, y, con sus memorias publicadas, en mayo de 2010 volvió a cantar en esa ciudad con la Royal Philharmonic Orquestra, en un espectáculo que gustó más al público que a la crítica.

Andrews, que también escribe libros infantiles, estuvo casada entre 1959 y 1967 con el decorador Tony Walton, con quien tuvo a su hija Emma, y entre 1969 hasta su muerte en 2010 con Blake Edwards, quien ya tenía dos hijos, Jennifer y Geoffrey, de una relación anterior. Ambos adoptaron a dos niñas vietnamitas en 1974 y 1975.

A sus 80 años, Julie Andrews -ganadora de un Oscar, un Bafta, cinco Globos de Oro, tres Grammys y dos Emmys- no piensa en la jubilación. Se espera que en 2016 dirija “My Fair Lady” en Sídney para la Opera Australiana.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario