Empresario paraguayo-venezolano adquiere empresa ferroviaria boliviana

El empresario paraguayo-venezolano Carlos Gill Ramírez confirmó la compra de la mitad de las acciones de la Empresa Ferroviaria Andina de Bolivia, un año después de haber hecho lo propio con la Empresa Ferroviaria Oriental, publica hoy el diario La Razón, de La Paz.

Empresario paraguayo-venezolano adquiere empresa ferroviaria boliviana

“Formamos parte importante del grupo operador en Ferroviaria Oriental y (tenemos el) 50 % de la Ferroviaria Andina. Es importante resaltar que en ambos casos el otro 50 % está en manos de los fondos de pensiones de Bolivia”, señaló Gill Ramírez en una entrevista con ese matutino paceño, en el que también es accionista mayoritario.

En junio de 2014, Gill compró al grupo estadounidense Genesee Wyoming la mitad del paquete accionarial en Ferroviaria Oriental, que opera las vías férreas del este de Bolivia, y hace unas semanas hizo lo mismo en el caso de la Ferroviaria Andina, que administra las redes del occidente y estaba en manos del grupo chileno Luksic.

Según información publicada en la página web de la Bolsa Boliviana de Valores (BBV), el empresario fue nombrado presidente del directorio de Ferroviaria Andina el pasado 8 de septiembre.

Dentro de la nómina difundida en el sitio de la BBV aparece como síndico titular el abogado boliviano Walker San Miguel, que fue ministro de Defensa del Gobierno de Evo Morales entre 2006 y 2010 y también fue cónsul en Chile entre 2010 y 2011.

El Gobierno de Morales estudiaba hasta hace unos años nacionalizar los ferrocarriles, si bien esa posibilidad no ha vuelto a ser mencionada por las autoridades.

En cambio, el Ejecutivo boliviano se ha planteado construir un tren bioceánico que una el océano Pacífico y el Atlántico, pasando por regiones de Bolivia.

Carlos Gill dijo a La Razón que las ferroviarias Andina y Oriental apoyarán esa propuesta gubernamental porque “una parte significativa de la red bioceánica la conforman las dos grandes líneas” operadas por esas empresas.

“Sus trazados actuales, con algunas variantes, son una base importantísima ya existente para lograr el proyecto definitivo”, señaló Gill, quien es presidente del consorcio venezolano Corimon.

El empresario indicó que tiene un proyecto para integrar los sistemas ferroviarios del oriente y occidente bolivianos y, a la vez, conectarlos con los países vecinos.

“Pasaremos de tener unos modestos ferrocarriles en el corazón de Suramérica a convertirnos en operadores logísticos integrales de gran escala, enmarcando nuestra visión en el concepto de desarrollo de infraestructura bioceánica del Estado plurinacional de Bolivia y otros países de la región”, afirmó. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario