Víctimas y familiares en Plan Cóndor testifican en juicio en Roma

La italiana residente en Uruguay María Bellizzi, su hija uruguaya Silvia Bellizzi y el paraguayo Martín Almada, secuestrado en su país en 1974, testificaron hoy en Roma en el proceso en primera instancia por el Plan Cóndor, informaron a Efe fuentes próximas al caso.

Nacida en San Basile, en Calabria (sur de Italia), María Bellizzi testificó hoy en una nueva audiencia del proceso por el Plan Cóndor acerca del secuestro y homicidio de su hijo, Andrés Humberto Bellizzi.

María, jubilada y residente en Uruguay, compareció en el juicio junto con su hija Silvia, hermana de Andrés Humberto Bellizzi.

Ambas respondieron a las preguntas sobre el pasado político de Andrés Humberto Bellizzi y sobre su secuestro el 19 de abril de 1977 en Buenos Aires, durante la dictadura militar en Argentina.

A la audiencia de hoy también acudió Martín Almada, nacido en Puerto Sastre (Paraguay) en 1937.

Almada fue víctima del Proceso Cóndor, después de descubrir unos archivos secretos que custodiaba la policía de su país y que contenían documentos relativos a la Operación Cóndor, tal y como refirió en el juicio.

Relató que el 26 de noviembre de 1974 fue secuestrado por la policía del país, interrogado por varios militares paraguayos, chilenos y argentinos y torturado durante treinta días con medidas como la proyección constante de una luz fuerte en los ojos.

Explicó su experiencia y también cómo su mujer fue obligada a escuchar por teléfono las torturas a Almada.

La esposa falleció de un infarto, denunció Almada, después de que un día se le informara de que su marido estaba muerto y de que debía recoger el cadáver.

La audiencia de este jueves en Roma, que duró seis horas, es parte del juicio en primera instancia, en el que hay 33 acusados, entre ellos dos bolivianos: el exdictador de Bolivia Luis García Meza y el que fuera su ministro de Interior, Luis Arce Gómez.

En la lista de los acusados uruguayos destaca el nombre del exdictador Gregorio “Goyo” Álvarez, encarcelado en su país desde 2007 por violaciones de los derechos humanos durante el régimen militar (1973-1985) y que fue presidente “de facto” de 1981 a 1985.

Además, se encuentran los uruguayos Jorge Alberto Silveira, Ernesto Avelino Ramas, Ricardo José Medina, Gilberto Valentín Vásquez Bisio, Luis Alfredo Maurente, José Felipe Sande, José Horacio Gavazzo, José Rica Arab, Juan Carlos Larcebeau, Ernesto Soca, Juan Carlos Blanco, Ricardo Eliseo Chávez Domínguez, Iván Paulós, Pedro Antonio Mato Narbondo y Jorge Néstor Fernández Troccoli.

Los peruanos son el expresidente Francisco Morales Bermúdez; Martín Martínez Garay, Germán Ruiz Figueroa y Pedro Richter Prada.

Entre los chilenos, destaca el nombre de Manuel Contreras Sepúlveda, ex jefe de la DINA (policía política del régimen del general Augusto Pinochet), quien, tras una nueva sentencia en su país, acumula más de 500 años de prisión con varias condenas por violaciones a los derechos humanos.

Además, Daniel Aguirre Mora, exprefecto de la Policía; el militar Sergio Víctor Arellano Stark, los brigadieres Pedro Octavio Espinoza Bravo y Manuel Vásquez Chahuan, el expolicía Carlos Luco Astroza, los coroneles Marcelo Luis Moren Brito, Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Francisco Ahumada Valderrama, el suboficial Orlando Moreno Vásquez y el excomandante Luis Joaquín Ramírez Pineda.

En el juicio, instruido en la III Corte Penal del Tribunal de Roma, participan numerosas partes civiles, como la Asociación de Familiares de Detenidos de Bolivia (ASOFAMD), la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Chile (AFDD) o el Partido Comunista chileno.

La Operación Cóndor fue un plan ideado por el general Augusto Pinochet que orquestó la represión de la oposición política en las décadas de 1970 y 1980 por parte, sobre todo, de los regímenes dictatoriales de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario