Magistrados de Iberoamérica alertan de la falta de confianza en la Justicia

Altos magistrados y funcionarios judiciales de Iberoamérica mostraron hoy su preocupación por la falta de confianza en la Justicia y recomendaron, entre otras cosas, simplificar el lenguaje jurídico para llegar a los ciudadanos y mejorar la credibilidad de los tribunales.

Magistrados de Iberoamérica alertan de la falta de confianza en la Justicia

“El ciudadano común necesita confiar en la Justicia como el paciente confía en el médico. En nuestros países esta confianza se perdió por numerosos factores, nuestra tarea es recuperar la fe, pero no es fácil, es como reconciliar a dos esposos divorciados”, reconoció el magistrado miembro del Consejo de la Magistratura de Paraguay, Cristian Kriskovich.

En un taller que culmina el viernes, los juristas definirán la agenda de la XVIII Cumbre Judicial Iberoamericana, que se celebrará en abril de 2016 en Asunción (Paraguay), y debatirán sobre el derecho de los ciudadanos a entender la Justicia, sobre la e-Justicia y sobre la cooperación judicial internacional, entre otros asuntos.

“La crisis en la Justicia ha existido siempre”, afirmó a Efe el presidente del Consejo de Magistratura del Órgano Judicial de Bolivia, Freddy Sanabria.

El magistrado boliviano instó a los Gobiernos de los demás países a buscar nuevas formas de impartir justicia que fomenten la participación de los ciudadanos.

“¿En qué países la Justicia, valga la redundancia, no está puesta en tela de juicio?”, se preguntó el vicepresidente del Tribunal Supremo de Justicia de España y presidente de la Secretaría Permanente de la Cumbre Judicial Iberoamericana, Ángel Juanes Peces.

“Los jueces debemos buscar día a día nuestra legitimación y, para ello, hay que potenciar las carreras judiciales, apostar por una Justicia independiente y contar con los medios materiales suficientes para actuar de la forma más rápida posible”, sostuvo en una conversación con Efe el magistrado español.

Peces abogó también por hacer sentencias “lo más argumentadas posible” y por usar “un lenguaje jurídico claro”, ya que así se fortalece la confianza y se permite que la sociedad tenga poder sobre las resoluciones judiciales.

Existen varios mecanismos para acercar el conocimiento judicial a la población, como el Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales (PIFJ), creado en 2007 por la Organización de Estados Americanos (OEA) y que está en marcha en ocho países de la región: Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Paraguay y Argentina.

“En las poblaciones donde hay facilitadores, hemos apreciado a través de diversos estudios que los niveles de confianza en la Justicia son muchos más altos”, reconoció el representante de la OEA en Panamá, Pedro Vuscovih.

Los facilitadores son líderes comunales, reconocidos por su propia comunidad, que de manera voluntaria y altruista difunden las leyes de manera directa y cívica y asesoran a la población en materia judicial.

Gracias a ellos, “más de 5 millones de personas en condiciones de vulnerabilidad en Latinoamérica tienen acceso a la Justicia y a la información que necesitan para iniciar un proceso judicial”, apuntó el representante de la OEA.

El presidente de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, Carlos Ramírez, se mostró bastante más optimista y reconoció a Efe que la Justicia iberoamericana está “mudando la piel” y “encaminándose hacia la independencia y la calidad”. Prueba de ello, apuntó Ramírez, es el proceso que se ha vivido en Guatemala y el encarcelamiento del expresidente Otto Pérez Molina. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario