El EI reivindica el atentado contra una mezquita chií en la capital yemení

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó hoy el atentado contra una mezquita chií en la capital yemení, Saná, en el que murieron al menos diez personas y varias decenas resultaron heridas, coincidiendo con el comienzo de la festividad musulmana del Aid al Adha o Fiesta del Sacrificio.

La filial del grupo en el Yemen emitió un comunicado a través de internet en el cual aseguró haber llevado a cabo el ataque terrorista contra el templo de Al Bilili “como respuesta a las operaciones militares y de seguridad que están llevando a cabo los infieles hutíes”, en referencia a los rebeldes chiíes.

En la breve nota, detalló que el ataque fue perpetrado por “el hermano” Al Gayur Alaa al Din, alias Abu Omar al Hudaidi, el cual hizo explotar su cinturón de explosivos contra una “concentración de hutíes dentro del templo de los infieles Al Bilili”.

Según testigos consultados por Efe, una primera bomba explotó a la entrada de la mezquita, lo que provocó una avalancha de fieles que corrieron hacia la salida, donde un terrorista suicida detonó la carga de explosivos que llevaba adosada al cuerpo.

Uno de los testigos relató que la zona por donde se accede al lugar de oración estaba llena de sangre y cuerpos mutilados, mientras que otro comentó que tanto varios vecinos como él habían dejado de rezar en esa mezquita precisamente por miedo a que fuera blanco de un ataque.

La mezquita Al Bilili, en el barrio Al Bili, se sitúa a poca distancia de un complejo de edificios perteneciente al Ministerio de Defensa.

El edificio sagrado está bajo el control del movimiento rebelde de los hutíes, que profesan una de las ramas del islam chií, y en su entrada y sus muros hay colgados lemas propagandísticos a su favor.

El EI ha llevado a cabo varios atentados contra mezquitas chiíes y otros objetivos relacionados con los hutíes en el Yemen, donde los rebeldes libran desde hace un año una guerra contra las fuerzas leales al presidente Abdo Rabo Mansur Hadi. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario