Sienna Miller pondría un restaurante como El Bulli en el ático de “High Rise”

La neoyorquina Sienna Miller puso hoy el punto divertido al Festival de Cine de San Sebastián (norte de España) al sugerir que el mejor ocupante para el ático del rascacielos donde transcurre su película “High Rise” sería “un restaurante de tapas, o mejor -dijo con un guiño-, El Bulli”.

La actriz, que se encontraba en el salón de actos del Kursaal respondiendo a la prensa sobre los detalles de la película de Ben Wheatley que hoy se presentó en la sección oficial, puntualizó a su compañero Luke Evans sobre su “vecino ideal” para un edificio tan conflictivo como el rascacielos del filme.

Evans dijo que “Jeremy Irons (que interpreta el arquitecto del edificio), desde luego, no” y que probablemente pondría un restaurante.

“Pero, ¿qué tipo de restaurante?. Ten cuidado que estás en San Sebastián, así que piensa en tapas, o mejor, yo pondría uno como El Bulli”, dijo Miller entre las risas de sus compañeros.

Impactante con su modelo a cuadros blancos y negros de Victoria Beckham y mucho más rubia que en la película, la actriz indicó que era ‘fan’ de la novela de J.G. Ballard publicada a mediados de los setenta con el mismo título y ‘fan’ de Wheatly desde su primer largometraje, “Kill List” (2011), por lo que “no podía perdérselo”

La película, que es un reflejo más que fiel del libro de Ballard, gustó mucho al público treintañero del festival, que agradecieron a Wheatley su trabajo, si bien buena parte del público más entrado en edad no entendió mucho su entusiasmo.

“High Rise” cuenta un futuro extraño, distópico, en el que todo ocurre en un rascacielos caótico como metáfora de una sociedad cerrada y enferma, cuando el doctor Robert Laing (Tom Hiddleston) se traslada al edificio y empieza a sospechar que ese orden utópico que gobierna en la torre no es tal, y pronto se dará cuenta de que tiene razón.

Wheatley explicó que desde que se publicó el libro se intentó llevarlo al cine, pero finalmente la versión que se presenta ahora y que ha escrito su esposa Amy Jump “no tiene nada que ver con otros intentos ni otras versiones, sino que es completamente fiel al libro”.

El director también indicó que ni a él le gusta incluir en sus películas un contexto que ayude al espectador a entender, ni el libro lo contenía; de todos modos, dijo, “no creo que una explicación hubiera dado como resultado una película diferente”.

No obstante, añadió, algunos detalles como una cita a Margaret Thatcher se incluyeron para dar la impresión de que aquellas personas “formaban parte de una vida que continuaba y no que era simplemente gente que se había vuelto loca”.

“High Rise” es, sin paliativos, un verdadero viaje a la locura y un compendio de excesos donde los personajes encadenan desorbitadas fiestas regadas de alcohol, drogas, sexo y violencia.

A pesar de ello, Hiddleston, que confesó haberse divertido de lo lindo en el rodaje, consideró que “hay algo increíblemente valiente en el guion de Amy”.

“Creo que Ballard estaba prediciendo el futuro, al menos preveía algunos comportamientos -agregó Wheatley- y, cuanto más alocado parece ese futuro que inventa, más acierta. Lo único que digo es que Dios nos ayude si todo esto se convierte en realidad”. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario