Santos y Maduro acuerdan tras la crisis y reponen a sus embajadores

Los presidentes de Colombia y Venezuela acordaron en Quito un programa para normalizar el conflicto en la frontera colombo-venezolana y hallar una salida al conflicto que afecta actualmente a la región.


Los presidentes colombiano, Juan Manuel Santos, y venezolano, Nicolás Maduro, acordaron hoy en una extensa reunión en Quito el retorno de sus respectivos embajadores y la apertura de una investigación sobre la situación en la frontera común, cerrada desde hace más de un mes por decisión de Venezuela.

También decidieron tratar con sus equipos ministeriales “los temas sensibles” relativos a la crisis fronteriza que han mantenido, lo que harán a partir de una primera reunión que se celebrará este miércoles en Caracas.

La declaración, leída por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, incluye también otros puntos, como “la progresiva normalización de la frontera”, la “coexistencia de los modelos económicos, políticos y sociales de cada país” y “un llamado al espíritu de hermandad y la unidad, propiciando un clima de mutuo respeto y convivencia”, además de “continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay”.

Tanto Santos como Maduro se mostraron satisfechos con el resultado de la reunión, en la que, según indicó el colombiano, se acordó investigar “algunos incidentes en la frontera de violación del espacio aéreo” colombiano, así como trabajar conjuntamente en la lucha contra las bandas criminales, el narcotráfico y el contrabando.

El mandatario colombiano mostró su respeto a las medidas adoptadas por el Gobierno de Venezuela ante la crisis, como el cierre parcial de la frontera y las expulsiones de colombianos en situación irregular, pero remarcó su exigencia de respeto a los derechos humanos de sus compatriotas y dijo que se acordó investigar también lo sucedido en estos casos.

Maduro, por su parte, manifestó su esperanza en que el cronograma trazado para estudiar los problemas comunes permita “despejar” los asuntos que afectan a ambos países para beneficio de sus respectivos pueblos y “de toda la región sudamericana”.

El gobernante venezolano reconoció que el encuentro con Santos no estuvo exento “de complejidades y de dificultades” debido a lo delicado de los asuntos tratados, “pero hemos demostrado que con voluntad política sí se puede” encontrar solución a los problemas, señaló, citado por las agencias EFE y AVN.

Los mandatarios conversaron durante unas cuatro horas en el palacio de Carondelet, sede del gobierno de Ecuador, en presencia de sus colegas ecuatoriano, Rafael Correa, y uruguayo, Tabaré Vázquez, facilitadores del encuentro en su condición de mandatarios de los países que ejercen la presidencia temporal de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), respectivamente.

También participaron de la reunión los cancilleres de los cuatro países, la colombiana María Ángela Holguín, la venezolana Delcy Rodríguez, el ecuatoriano Ricardo Patiño y el uruguayo Rodolfo Nin Novoa.

“Excelente ambiente en el diálogo; bien por nuestra patria grande”, escribió Patiño en su cuenta de la red social Twitter cuando la reunión aún no había terminado.

Maduro asistió a la cita acompañado por su esposa, Cilia Flores; los ministros de Defensa, general Vladimir Padrino, y de Economía y Finanzas, general Rodolfo Marco, y los gobernadores de los estados fronterizos Táchira, capitán José Vielma Mora, y Zulia, coronel Francisco Arias Cárdenas, además de por la canciller Rodríguez.

“Vengo con la verdad de Venezuela, con la humildad de nuestro pueblo; vengo con la mejor intención y la más alta voluntad de paz con Colombia, vengo con propuestas concretas para construir una frontera de paz, un plan transfronterizo de paz que permita reconstruir y refundar la frontera de ambos lados”, había dicho Maduro al llegar a Quito.

En tanto, junto a Santos llegaron a la capital ecuatoriana, además de la canciller Holguín, los ministros de Presidencia, Lorena Gutiérrez; de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y de Defensa, Luis Carlos Villegas, y el comandante de la Fuerza Aérea, general Carlos Bueno.

El mandatario colombiano, que no hizo declaraciones al arribar a la capital ecuatoriana, había dicho poco antes de partir desde Bogotá que asumía el encuentro “con las mejores intenciones pero sin grandes expectativas”.

El conflicto entre Colombia y Venezuela comenzó el 19 de agosto, cuando Maduro ordenó el cierre de los pasos fronterizos que vinculan el departamento colombiano Norte de Santander y el estado venezolano Táchira, luego de un incidente que dejó cuatro heridos en una ciudad limítrofe.

Desde entonces declaró el estado de emergencia -que suspende las garantías constitucionales- en 23 municipios fronterizos y expulsó a 1.482 ciudadanos colombianos, según datos de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha).

Paralelamente, otros 19.952 colombianos regresaron a su país por temor a represalias en territorio venezolano, según la misma fuente, lo cual causó una crisis humanitaria, de acuerdo con el gobierno de Colombia y varios organismos internacionales. Télam

Ningún Comentario

Deja un comentario