La ONU pidió al mundo solidaridad con los refugiados

Naciones Unidas redobló hoy la presión sobre los países del mundo para que ayuden a los refugiados de guerra de Medio Oriente y África y volvió a pedir que cese el envío de armas a las partes en conflicto en Siria.

“El mundo no ha visto una crisis humanitaria global de esta magnitud desde la Segunda Guerra Mundial y, con el invierno acercándose en el hemisferio norte, solo va a empeorar”, advirtió Lykketoft en una conferencia de prensa en la sede de la organización internacional, en Nueva York.

El político danés subrayó que “está en juego el futuro de millones de mujeres, hombres y niños” y defendió la necesidad de que la comunidad internacional dé respuestas “tangibles” y trabaje para implementar soluciones duraderas, informó la agencia de noticias EFE.

“Buscar refugio y asilo no es un crimen”, señaló Lykketoft, quien recordó a los países europeos que deben cumplir con sus obligaciones ante la llegada de esas personas a sus fronteras, pero que también animó a otros gobiernos a prestar ayuda al tratarse de una “crisis global”.

Según dijo, los países con recursos deben recibir más refugiados o dar fondos para apoyarles en otros lugares.

“Podrían ser los dos. Decir que no a ambas cosas no es una opción real”, aseguró el presidente de la Asamblea General, quien adelantó que insistirá a los líderes que viajen a Nueva York en la necesidad de actuar, y que abordará la cuestión en la reunión que mantendrá este viernes con el papa.

“Si continuamos sin hacer nada y dudando, estaremos fallando a aquellos que estamos encargados de proteger”, dijo sobre la labor de las Naciones Unidas ante esta crisis.

En una línea similar, Ban se dirigió a través de su portavoz a los gobiernos europeos -que esta semana tratarán de lograr un acuerdo para repartirse 120.000 refugiados- para pedirles unidad.

El jefe de la ONU se declaró “extremadamente preocupado por la situación en deterioro” que enfrentan refugiados y migrantes en Europa y por la “falta de adecuadas instalaciones de recepción, así como al creciente uso de la detención y la criminalización de inmigrantes irregulares y demandantes de asilo”.

Por ello, llamó a todos los gobiernos europeos a asegurar que cumplen con sus obligaciones internacionales y les recordó que toda persona debe ser recibida con dignidad y ver respetados sus derechos humanos.

El diplomático coreano ha convocado para el próximo 30 de septiembre una reunión especial para abordar la crisis de los refugiados en Europea, aprovechando la presencia en Nueva York de muchos mandatarios con motivo de la Asamblea General de la ONU.

Desde Ginebra, el presidente de la comisión de investigación de Naciones Unidas sobre el conflicto en Siria, Paulo Sergio Piñeiro, responsabilizó a los países que intervienen en la crisis bélica de Siria, y “fracasaron” en parar la guerra en ese país, de ser corresponsables de la huida masiva de personas hacia Europa.

El sufrimiento de los refugiados que se acumulan en las fronteras y estaciones de trenes de Europa “es el precio de la incapacidad para generar paz en Siria”, aseguró el diplomático brasileño.

“La causa del éxodo sirio es que allí los civiles son los principales blancos de los ataques de las partes en conflicto”, dijo Pinheiro en un debate del Consejo sobre el conflicto realizado en Ginebra, informó la agencia de noticias DPA.

“Sin paz en Siria no habrá un final de la crisis de refugiados. Tanto el gobierno de Bashar al Assad como los distintos grupos rebeldes y la milicia terrorista Estado Islámico (EI) cometen crímenes de guerra y aterrorizan a la población”, aseguró.

Por tal razón, el diplomático instó a Rusia, Estados Unidos y al Consejo de Seguridad de la ONU a trabajar en una solución.

“Tiene que cesar el envío de armas a Siria y los Estados con influencia en la región tienen que apoyar sin condiciones los esfuerzos del enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, para conseguir negociaciones que lleven a la paz”, propuso Pinheiro. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario