Crisis humanitaria: violencia brutal contra los guaraníes

Miembros de uno de los pueblos indígenas más perseguidos de Brasil fueron secuestrados por los terratenientes que ocupan sus tierras. La comunidad sufrió el pasado viernes por la mañana un ataque violento que además obligó a huir a mujeres y niños. La comunidad guaraní de Pyelito Kuê había reocupado una pequeña parte de su tierra […]

Miembros de uno de los pueblos indígenas más perseguidos de Brasil fueron secuestrados por los terratenientes que ocupan sus tierras. La comunidad sufrió el pasado viernes por la mañana un ataque violento que además obligó a huir a mujeres y niños.

La comunidad guaraní de Pyelito Kuê había reocupado una pequeña parte de su tierra ancestral dos días antes, y desde entonces han sido víctimas de ataques a manos de los pistoleros contratados por los terratenientes. Una mujer guaraní habría sido violada y golpeada, y ahora está hospitalizada.

El viernes por la mañana los pistoleros volvieron a atacar a los indígenas de esta comunidad. Las informaciones señalan que varios resultaron heridos y muchos huyeron aterrorizados hacia una pequeña parcela del bosque. Cerca de 30 indígenas fueron obligados a subir a la parte trasera de una camioneta que los condujo lejos para abandonarlos finalmente en una cuneta. Durante el fin de semana se encontraban aún en la carretera, separados forzosamente del resto de grupo que huyó hacia el bosque. No contaban con suministro de agua o buenos medios de comunicación.

Los sicarios destruyeron también los equipos de comunicación del proyecto Voz indígena, facilitado porSurvival a los indígenas para comunicarse con el resto del mundo y denunciar su situación.

Los indígenas llevan años soportando vivir hacinados en reservas situadas en una minúscula parcela de tierra, atrapados entre un río y un “mar” de soja y en medio de una plantación de eucalipto. Los terratenientes se han hecho con el poder de todas sus tierras y sus matones a sueldo atacan con frecuencia a los indígenas.

 

 

El sábado se registraron nuevos ataques de pistoleros, esta vez contra la comunidad de Potrero Guasu. La agresión se saldó con tres guaraníes heridos y hospitalizados, y la totalidad de sus hogares y pertenencias quemadas.

El líder de la comunidad Pyelito Kuê, Márcio, declaró a Survival International, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales: “Es terrible. Los pistoleros nos atacaron en medio de la noche. Quemaron todo. Nos dispararon. Algunos de mis familiares resultaron heridos y muchos huyeron. No sé dónde ni cómo están ahora. Haremos todo lo necesario para retomar nuestras tierras. No nos rendiremos”.

Este es solo el último de una serie de ataques violentos de los terratenientes contra el pueblo indígena guaraní. Según la Constitución brasileña, las tierras indígenas deberían haber sido demarcadas y devueltas a los indígenas para su uso exclusivo para el año 1993, pero 22 años después muchos indígenas continúan sin tierras y desposeídos./Survival

Ningún Comentario

Deja un comentario