Ayumu Goromaru, el héroe de menos pensado

Hombre indispensable en la sorprendente victoria japonesa contra Sudáfrica el sábado en Brighton (34-32), el fullback Ayumu Goromaru cumple con todas las características de un superhéroe del ‘manga’: rápido, inteligente, guapo, con el pelo alborotado… y nervios de acero.

Ayumu Goromaru, el héroe de menos pensado

‘Goro’ no tiene el mismo físico que sus compañeros de equipo: pesa 100 kilos y mide 1,85 metros, un monstruo comparado con sus camaradas de los Brave Blossoms.

Una gran anchura de espalda, una medio sonrisa, el pelo negro estratégicamente despeinado, un pequeño bigote y una perilla cuidada: el nativo de Fukuoka, de 29 años, con gran parecido a Koji Kabuto, uno de los célebres héroes de la franquicia Mazinger Z.

Heroico. Contra Sudáfrica, Goromaru estuvo excepcional, con un try y patadas seguras, sumó 24 puntos. “Es la pieza maestra de nuestro equipo”, aseguró sin rodeos el pilar derecho Hiroshi Yamashita.

De hecho, el crucial fullback del Jubilo Iwata no se inmutó después de fallar la primera patada ante los sudafricanos. Cuando los Springboks intentaron escaparse en el segundo periodo, Goromaru encadenó cinco patadas a palos que permitió a los Brave Blossoms aferrarse al encuentro.

“Es un tipo en el que se puede confiar”, explicó el wing Kenki Fukuoka. “Marca muchos penales. Y eso nos da mucha fuerza”.

“No deja nada al azar”, aseguró el segunda línea de Japón, Justin Ives. “Trabaja muy duro en su juego con el pie, que es una parte importante de su juego”. Al igual que su ‘sangre fría’.

Talento precoz.

Conocido por su gran visión de juego, el jugador que ahora es pieza clave del XV del seleccionador Eddie Jones, no siempre fue del gusto de los anteriores entrenadores.

Talento precoz, seleccionado por primera vez con 19 años y presentado por la prensa japonesa como el futuro líder del rugby nipón, Goromaru tuvo que esperar 10 años para participar en su primera Copa del Mundo.
Intermitente en sus inicios, en la era del francés Jean-Pierre Elissalde (2005-2006), fue de nuevo convocado por el neozelandés John Kirwan, pero este último no le llamó para el Mundial-2011.

A su llegada en 2012, Eddie Jones le convocó después de que llevara 18 meses sin entrar en una convocatoria de los Brave Blossoms. Un retorno por la puerta de atrás que no impidió que Goromaru se convirtiera en uno de los jefes del vestuario.

“Es un gran compañero de equipo. Él es tranquilo y calmado. Pero, cuando hay una cosa que decir, toma la palabra. Durante los partidos nos remarca cosas que ve desde su posición en el campo”, señala Ives. “Es un líder”.

Contra Escocia, en el segundo partido de Japón en este Mundial (en Gloucester), ‘Goro’ (54 partido) tendrá la misión de patear y usar su superpoderes para llevar a Japón a cuartos de final.

Porque el jugador del Jubilo se marcó un objetivo, y no parece que le puedan detener, “A veces, se ríe”, bromeó Ives. “Pero, la mayor parte del tiempo, es muy serio”. /Ovación

Ningún Comentario

Deja un comentario