La única opción de los sirios es huir de su país, según comisión de la ONU

La única opción de los sirios es huir de su país, denunció hoy la comisión de investigación de Naciones Unidas sobre el conflicto en Siria.

“Siria ha sido destruida delante de nuestros ojos. La nación ha colapsado en el campo de batalla más caótico y mortífero del mundo. Los lazos que mantenían unida a la nación se han desintegrado”, señaló el presidente de la comisión, Paulo Sergio Piñeiro, ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

“Los sirios describen un país irreconocible. La vida como la construyeron y la conocían se ha desmoronado y su única opción es huir”, agregó Piñeiro.

La comisión de investigación presentó hoy ante el plenario del Consejo, reunido en su trigésima sesión, su último informe sobre Siria, que relata una vez más las atrocidades, vejaciones y múltiples violaciones a los derechos humanos que se cometen diariamente en ese país.

“El profundo sufrimiento humano, que hemos visto durante años en los hospitales sirios y en los campos de refugiados de los países vecinos, está grabado en las demacradas caras de los refugiados apiñados ahora en las estaciones de trenes y en los descampados tras las alambradas en las fronteras de Schengen”, dijo.

Ante esta situación, la comisión -que no tiene mandato sobre las violaciones a las que son sometidos los sirios en Europa- recordó los principios a los que los países de la Unión Europea están sometidos.

“Nuestro mensaje para los europeos es que respeten la ley internacional y el principio de no devolución, ayuden a los países limítrofes a lidiar con los cuatro millones de refugiados que acogen, creen vías legales para la entrada de sirios a Europa”, indicó en una rueda de prensa posterior Vitit Muntarbhorn, otro de los miembros de la comisión.

Piñeiro dejó claro que la única solución para la crisis mundial de refugiados es la resolución pacífica del conflicto bélico.

“La crisis de refugiados -que ha existido durante años en Turquía, Líbano, Jordania e Irak- es consecuencia del conflicto sirio. Ambas están totalmente ligadas. Es imposible resolver la una sin la otra”, insistió ante el pleno del Consejo.

“La única solución para la crisis de los refugiados es lograr la paz en Siria. Todos los sirios con los que hemos hablado dicen lo mismo: que solo esperan que el conflicto se solucione para poder volver a su casa”, agregó Carla del Ponte, también miembro de la comisión.

Piñeiro volvió a arremeter contra los países -sin citarlos- que transfieren dinero y armas a las partes beligerantes.

“Los países que entregan armas tiene obligaciones morales y legales. La responsabilidad por los crímenes cometidos con dichas armas recae no sólo en los que la portaban sino en las que se las dieron, sean éstos actores estatales o no estatales”, dijo.

“Los estados no pueden continuar afirmando que apoyan una solución negociada mientras arman a los beligerantes, no cumplen con los servicios humanitarios, y se sorprenden de que la crisis de refugiados se extienda. Los intereses nacionales o regionales necesitan quedar de lado. Las víctimas sirias lo merecen”, enfatizó Piñeiro.

El experto alabó además el anuncio de que Estados Unidos y Rusia intentarán negociar una manera de atenuar el conflicto.

Consultada la comisión sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo con el presidente sirio, Bachar al Asad, cuyo régimen ha supuestamente cometido crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, Del Ponte recordó el caso de la antigua Yugoslavia y del presidente serbio, Slobodan Milosevic, con el que se alcanzó un acuerdo y que después fue juzgado por la justicia internacional. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario